Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Tribuna:

Malo, pero soportable

La espera de la publicación del IPC de abril se hizo con el convencimiento de que cualquier resultado podría ser reconducido al terreno positivo. Desde el 0,2% al 0,5% había una serie de posibilidades que abarcaban desde un dato favorable hasta otro soportable, pero en ninguna ocasión se planteó la interrupción de la llegada de dinero a los mercados de renta variable. Aún así, las precauciones siguieron aportando una serie de tomas de beneficios en los mismos términos que en las sesiones anteriores, pero con el atenuante de la llegada de dinero desde Nueva York para los valores que cotizan en aquella Bolsa y a los que la subida del dólar ha abaratado artificialmente.Endesa, Telefónica y Repsol protagonizaron un enfrentamiento desigual entre el papel de estos mercados y los dólares que llegaban buscando una diferencia de cambio favorable. Como contraste, estaba el resto del mercado en el que algunas dudas equilibraban la actuación de papel y dinero en términos generales. La habitual selección del mercado hizo el resto, permitiendo algunas subidas importantes que se adelantaron a la llegada de dinero que siguió a la publicación del IPC.

El 0,3% se quedaba en la zona neutra, es decir, no conseguía animar ni enfriar a un mercado en el que la presencia de dinero minimiza cualquier noticia negativa. Las posiciones al cierre apenas variaron en relación a la sesión, con la pequeña diferencia de que el papel se retiró casi totalmente de los patios de operaciones y dejó que el dinero tomara otra vez la iniciativa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 19 de mayo de 1989