Otelo Saraiva de Carvalho, puesto en libertad después de cinco años en prisión

El popular héroe de la revolución portuguesa de 1974, Otelo Saraiva de Carvalho, fue puesto en libertad ayer por decisión del Tribunal Supremo portugués, después de cumplir cerca de cinco años de prisión. Otelo Saraiva fue condenado el 20 de mayo de 1987 a 18 años de prisión como fundador y líder de la organización terrorista de extrema izquierda Fuerzas Populares 25 de Abril (FP-25).

La decisión del Tribunal Supremo era esperada desde hacía un mes y corresponde a la voluntad prácticamente unánime de las fuerzas políticas portuguesas que se manifestaron en este sentido cuando, el 25 de abril pasado, se conmemoró el 15º aniversario de la Revolución de los Claveles.Numerosos grupos y juristas internacionales habían pedido también a las autoridades portuguesas la revisión del proceso.

El Tribunal Constitucional abrió las vías para la solución del llamado caso Otelo, cuando hace varios meses declaró inconstitucional una ley que limitaba las competencias del Tribunal de Apelación para juzgar sobre eventuales "vicios de forma" en la sentencia dictada por el Tribunal de primera instancia.

Como consecuencia de esta decisión de la Corte Constitucional, el Tribunal Supremo, que había anteriormente confirmado las sentencias, ordenó ayer la reapertura del proceso.

En cumplimiento de esta decisión, Saraiva de Carvalho y sus 31 compañeros presos se encontraron de nuevo en situación de prisión preventiva. Como la ley portuguesa no permite que tal situación se prolongue por más de tres años, todos los acusados que han sobrepasado ese tiempo de cárcel han sido puestos inmediatamente en libertad provisional hasta la celebración de un nuevo juicio.

Junto con Otelo, encarcelado el 31 de junio de 1984, fueron liberados ayer los principales dirigentes de la Fuerza de Unidad Popular (FUP), el partido legal fundado por el ex capitán de Abril. Es opinión generalizada en Lisboa que no volverán a la cárcel. Todos los medios vinculados al proceso consideran "totalmente irrepetible" el juicio que se celebró en el tribunal de Monsanto en Lisboa del 22 de julio de 1985 al 20 de mayo de 1987. Fue el proceso más largo de la historia de la justicia portuguesa.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites
Suscríbete aquí

Falta de pruebas

Se dice también que si se celebra un nuevo juicio, éste concluirá necesariamente con la absolución de todos los acusados por "falta de pruebas'.En efecto, la acusación ya no dispondrá del testimonio de los llamados arrepentidos, cinco de los supuestos miembros de la FP-25 que ganaron la libertad a cambio de acusar a sus antiguos compañeros. Por su colaboración con la justicia, los arrepentidos recibieron una nueva identidad y viven fuera de Portugal.

Saraiva de Carvalho y los dirigentes de la FUP siempre negaron las acusaciones de terrorismo. Defienden aún hoy que el partido político al que pertenecían no tenía nada que ver, salvo una posible identidad de objetivos, con la organización terrorista que al principio de los años ochenta realizó una serie de atentados y atracos en Portugal, de los que resultaron 10 muertos.

Acogida con alivio en los medios políticos, la liberación de Otelo no ha suscitado gran emoción entre los portugueses.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción