Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Parpusas', 'safos' y 'mañosas'

Vestirse de castizo no es fácil ni barato. Hay pocos sitios especializados en el traje típico madrileño y además, a decir de los conocedores, no todas las sastrerías son recomendables. Un traje de chulapón viene a costar 25.000 pesetas, y un vestido de chiné, 30.000 pesetas. El traje masculino es un compendio del habla castiza: Parpusa (gorra a cuadros), safo (pañuelo blanco), mañosa (chaqueta de pata de gallo o negra), gabriel (chaleco también de pata de gallo), babosa (camisa con bordados en la pechera), alares (pantalones negros), calcos (zapatos de charol) y un clavel en la solapa.El femenino lleva pañuelo blanco a la cabeza con tres claveles; blancos para las solteras y rojos para las casadas y el vestido de chiné. Los lunares son negros y no más grandes que la cabeza de un alfiler. Está confeccionado con un sólo volante, mangas de jamón y can-can. El volante es la pieza más dificil y de ella depende, además, la gracia del traje. En total ocho metros de tela y no menos de tres días de trabajo, pues se trata de que la madrileña parezca un abanico, como dice Pepita Movellán, de la asociación De Madrid al Cielo.

Y falta el mantón. El de Manila, bordado a mano, ronda las 45.000 pesetas, aunque dependíendo de su antiguedad, calidad y complicación puede llegar hasta las 300.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de mayo de 1989