Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Yoyes', una pionera del retiro americano

María Dolores González Cataráin, Yoyes, nació en Ordizia el 14 de mayo de 1954. Se integró en ETA a principios de los setenta y en 1973 cruzó la frontera para establecerse en el sur de Francia. Formó parte de la dirección de la oficina política encabezada por José Miguel Beñarán Ordeñana, Argala, al que sustituyó cuando éste fue asesinado.Yoyes fue una defensora de las posturas más duras en ETA. Decidió quedarse con los milis tras los debates del atentado a la calle del Correo de Madrid, que en 1974 costó la vida a 12 personas. Al igual que Argala, consideró insuficiente la amnistía de 1977 y decidió continuar las acciones terroristas.

El asesinato de Argala, uno de sus grandes amigos en la organización, le afectó tremendamente. Pensó incluso que el Gobierno se había equivocado, porque Argala era un partidario de la negociación gradual. Entonces comenzó a reflexionar sobre la necesidad de negociar con el Gobierno, a la vez que defendía ideas feministas en el seno de ETA, a la que consideraba una organización machista, según reconoce en su diario.

MÁS INFORMACIÓN

En 1979 decidió abandonar ETA. Buscó retiro en Cuba y Nicaragua, hasta que una familia de ex militantes del PNV residente en México desde de 1936 la ayudó para residir en el Distrito Federal.

Yoyes (en México cambió su apodo por Nekane) estudió sociología en la universidad Autónoma de México y trabajó en una revista de las Naciones Unidas. Durante su estancia en México convivió algunos años con su compañero Juanjo Dorronsoro del que tuvo un hijo.

No se sentía integrada en México y decidió regresar a España. El 11 de octubre de 1985 cruzaba la frontera desde Blarritz tras unos encuentros previos con Txomin Iturbe, al que pidió seguridad de que la organización no tomaría represalias si regresaba a la localidad de Ordizia. El 10 de septiembre de 1986 Yoyes fue asesinada en una plaza de su pueblo delante de su propio hijo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 2 de mayo de 1989