Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los ministros de Transportes de la CE frenan la liberalización de las telecomunicaciones

Los proyectos tendentes a liberalizar el mercado de las telecomunicaciones en Europa fueron ayer frenados por los ministros del ramo reunidos en Luxemburgo bajo la presidencia del titular español de Transportes, José Barrionuevo. El Consejo de Ministros formuló un llamamiento a la comisión para que renuncie a llevar a cabo sola la liberalización de ese mercado echando mano de un artículo del Tratado de Roma sobre la libre competencia. "La propuesta de directiva rebasa las competencias previstas por el artículo 90 asegura un texto difundido por la presidencia española.

El ejecutivo europeo tenía la intención de basarse en ese artículo para promover la liberalización de los bancos de datos, correo electrónico, telefax, etcétera, que actualmente representan entre el 10% y el 15% de los ingresos de los monopolios. de correos, pero que en los próximos años experimentarán una gran expansión. Bruselas se inclinaba por este método para liberalizar porque el año pasado ya lo empleó con éxito para "desregular" el mercado de las terminales de ordenador, aunque disgustó así a algunos Estados miembros, como Francia, que la han denunciado ante el Tribunal de Justicia de la CE, que fallará este año el recurso galo. El órgano ejecutivo comunitario había decidido dejar para más tarde la liberalización de los servicios básicos de correos (teléfono, telex y comunicaciones vía satélite) que generan a los monopolios estatales entre el 85% y el 90% de sus ingresos. Pero tampoco desea diferirla eternamente porque su "desregulación" puede constituir un espaldarazo para la industria europea del ramo, muy avanzada tecnológicamente y que además controla un 25% del mercado mundial. Con la excepción del Reino Unido, partidario de la liberalización, los doce indicaron a la Comisión que "para sacar adelante su proyecto parece más apropiado que se base en el artículo 100 A del Tratado", es decir que la lleve a cabo en estrecha colaboración con el Consejo de Ministros y del Parlamento Europeo y no dudan en recordar que esta última institución comparte la opinión de los ministros.Para la mayoría de los Estados miembros, empezando por los países mediterráneos, muy apegados a sus monopolios, cambiarla base jurídica de la liberalización significa que podrán retrasarlo y limitar su alcance. Para otras delegaciones como la de. Alemania Occidental, moderadamente partidaria de la "desregulación", el empleo del artículo 100 A sirve, sobre todo, a evitar que se siente un precedente que daría amplios poderes a la Comisión.

Satisfecho por el "consenso general" alcanzado Barrionuevo afirmó que los doce van a disponer "de una base más sólida (el artículo 100 A) para encontrar un compromiso".

La pelota está ahora en el tejado de la Comisión. Su representante en el Consejo de Ministros, el comisario europeo Filipo María Pandolfi, se limitó a decir que había tomado nota de la petición de los ministros, pero fuentes bien informadas dudan que el ejecutivo europeo se atreva a ir en contra del deseo de casi todos los Estados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 1989

Más información

  • Sólo el Reino Unido apoya el proyecto de la comisión