BALONCESTO

Larry Bird no jugará con los Celtics en toda la temporada

España vio a Larry Bird en su mejor forma del año, mejor dicho, en su única forma del año. El alero, que estuvo en Madrid con los Boston Celtics durante el torneo McDonald's en octubre, ha jugado únicamente en seis partidos esta temporada, y al parecer no regresará ni siquiera para los play off. Fue operado de calcificaciones en los dos talones el 19 de noviembre, y todavía tiene problemas en el talón derecho. Comenzó a entrenarse con el equipo el 7 de marzo, y ya el día 9 sufrió un empeoramiento. Desde entonces está inválido. Mientras tanto, los Celtics sufren su peor temporada en 10 años, y se están disputando el último puesto para los play-off con los Washington Bullets."Mi talón izquierdo no se ha sentido tan fuerte desde que estaba en el colegio. Es algo fantástico", dijo Bird. "Pero no puedo decir lo mismo sobre el derecho. Lo único que sé es que no estoy en condiciones de juego. Ni siquiera llego a un 90%, de mi forma".

Bird afirmó que no regresará a la cancha hasta que no esté sano al ciento por ciento, y se hacen comentarios sobre si será necesario que se someta a otra operación. Bird reconoce ahora que trabajó demasiado fuerte cuando inició los entrenamientos en marzo, pero los médicos no están seguros de si las complicaciones son por esa razón o por un fallo fundamental en la cirugía.

La gerencia de los Celtics ha comenzado a formar la plantilla para un futuro sin Bird. El traspaso del base Danny Ainge, una figura querida en Boston, a los Sacramento Kings en febrero le dio a los Celtics a Ed Pinckney y Joe Kleine, dos hombres grandes y fuertes que sirven de suplentes para el pivot Robert Parish y el alero Kevin McHale. También se ha dejado jugar a dos promesas, el escolta Reggie Lewis, que lleva un promedio de 21 puntos por partido desde que se le hizo titular, y el novato Brían Shaw, un base de 2,01 metros.

"¿Saben lo que pienso? Que no veremos a Larry durante un buen tiempo", declaró Parish, quien en ausencia de Bird ha mejorado grandemente su rendimiento. Anota 18,8 tantos por partido y es el segundo mejor reboteador de la Liga, con 12,5 por partido. También es el segundo mejor encestador, con un promedio del 57,4%. "Cuando encuentre su forma, ya habrá acabado la temporada", dijo.

Es casi como si los compañeros de Bird se hubieran divorciado emocionalmente de su líder. Bird se presenta en el banquillo para todos los partidos en casa, pero únicamente puede contribuir con sus chillidos. "Creo que nadie espera ver a Larry por bastante tiempo", afirmó McHale.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 13 de abril de 1989.

Lo más visto en...

Top 50