LA Guardia Civil ignora la causa del asesinato de dos jóvenes en Valencia

La Guardia Civil continuaba ayer con la búsqueda de la niña, Pilar Ruiz Barriga, de 15 años, tras el hallazgo el pasado viernes del cadáver de su amigo Francisco Valeriano Flores, de 14 años. Asimismo el cuerpo sin vida de la novia del joven, Rosario Isabel Sayete, apareció pocos días después de ser denunciada la desaparición de los tres el pasado mes de enero. Los adolescentes eran vecinos de Macastre, un pequeño pueblo de la provincia de Valencia y los tres desaparecieron juntos en extrañas circunstancias.El cadáver de Rosario apareció en una casa de campo, tumbada en una cama, vestida con un pantalón vaquero y un anorak. A Valeriano lo encontraron el pasado viernes unos vecinos del pueblo, semioculto entre unos matorrales y en avanzado estado de putrefacción.

En ninguno de los dos casos se han encontrado síntomas de violencia externa y la autopsia practicada en su día a Rosario no pudo determinar las causas de la muerte.

Fuentes de la Guardia Civil, aseguraron ayer que, con toda posibilidad, se trata de un triple asesinato, aunque se desconoce el instrumento utilizado para el crimen, así como los móviles.

Las mismas fuentes señalaron que pudo ser utilizado algún tipo de veneno poco conocido y que no deja prácticamente ningún resto en el cuerpo. Aunque al principio se barajó la hipótesis de una sobredosis de droga, esta posibilidad ha sido descartada pues, al parecer, ninguno de los tres amigos era heroinómano.

La aparición el pasado viernes del cadáver de Valeriano hace suponer que la tercera niña, Pilar, también haya corrido la misma suerte que sus amigos. La Guardia Civil ha rastreado la zona de los montes de Cuerna durante todo el fin de semana, sin resultados satisfactorios.

El 14 de enero Valeriano se reunió con su novia Rosario y con su amiga Pilar. Según testigos, los tres se dirigieron al hospital La Fe de Valencia, donde la madre de Rosario se encontraba internada. Se despidieron de ella sobre las ocho de la tarde sin decir dónde se dirigían. Esa fue la última vez que se les vió con vida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS