Un ejecutivo demanda a GM porque no le cambia el coche

Un directivo de la factoría de Logroño de General Motors lleva a la multinacional a magistratura de trabajo por considerar que pierde medio millón de pesetas por rebajarle la categoría del modelo de coche que la GM facilita a sus altos cargos.Fuente sindicales consideran que el problema es generalizado. En el último año la mitad de los altos cargos se han marchado de la empresa, afirman y dicen que "no se sabe si por la gestión de un ejecutivo americano o por las directrices que GM ha tomado".

La estructura de funcionamiento de la GM en La Rioja se basa en una gerencia que ocupa siempre un estadounidense y siete directivos de departamentos. Curiosamente, el afectado, Manuel Villarroya, ocupa el cargo de director de materiales, y su sección factura al año unos 8.000 millones de pesetas (la factoría de GM en La Rioja factura entre los 10.000 y los 11.000 millones).

Según el abogado del empleado los altos cargos de GM renuevan el coche de la empresa cada año, pero que su cliente tras tener que en años pasados un Opel Corsa, tres Opel Record y un Omega no se le cambió el Omega al cabo del año, y se le permitió sobrepasar los 40.000 kilómetros, contra las normas habituales, esperándose año y medio para darle un Opel Kadett, que considera de jerarquía menor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0009, 09 de abril de 1989.

Lo más visto en...

Top 50