Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE PRENSA

Los esteroides, a debate

Washington,

Hasta ahora, el testimonio más dramático del proceso de Toronto ha sido el de un hombre: el entrenador de Ben Johnson, Charlie Francis. Ha admitido que suministró esteroides a Johnson y a otros atletas canadienses (con su propio conocimiento), pero afirma que no haberlo hecho habría significado un "desarme unilateral", ya que prácticamente todos los otros velocistas de elite en el mundo utilizan drogas para desarrollar la musculatura.Francis declaró que los entrenadores británicos le contaron que ellos eligen a los atletas que han de pasar el control antidoping extrayendo sus nombres de un sombrero, pero dejan fuera los nombres de aquellos de los que se sospecha que emplean esteroides. Afirmó que las autoridades deportivas de otros países le hablaron de sistemas de control que parecían concebidos fundamentalmente para evitar detectar a los que se drogan. Los holandeses, según Francis, se limitan a veces a enviar una botella a la habitación del hotel de un atleta pidiéndole que remita una muestra de orina.

Están saliendo nombres a la luz en estas sesiones y se reciben enérgicos mentís de deportistas de Europa y Canadá. Pero es una buena cosa que se hable abiertamente de este desagradable asunto, oficialmente y bajo juramento. Es la única manera de hacer que médicos, atletas, entrenadores y otras personas relacionadas con estos deportes, que antes eran amateurs, traten el problema.

21 de marzo

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 22 de marzo de 1989