Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE llega a un preacuerdo con Revilla para cambiar el palacio de Linares por un solar en la M-30

El equipo de gobierno socialista del Ayuntamiento de Madrid ha llegado a un preacuerdo con el industrial Emiliano Revilla para intercambiar el palacio de Linares, situado en la plaza de Cibeles, por un terreno junto a la M-30 colindante con el que ocupa la nueva mezquita árabe, en construcción. El importe de la operación, según fuentes municipales, ha sido fijado en 3.200 millones de pesetas, cifra que superaría en 1600 millones la pagada en enero de 1988 por Revilla.

Aunque el equipo de gobierno no ha querido pronunciarse sobre esta suma, sí ha confirmado que el palacio será convertido en un gran centro cultural iberoamericano si el pleno de este mes ratifica la operación.Jesús Espelosín, concejal responsable del área municipal de Urbanismo, y Emiliano Revilla parecen haber llegado ya a un acuerdo final, supeditado a la decisión de la Comisión de Urbanismo y el pleno municipal que se celebrarán, respectivamente, los días 28 y 31 de este mes. Espelosín no ha querido desvelar las condiciones de la permuta, pues prefiere informar previamente a los miembros de la comisión.

Fuentes municipales, sin embargo, evalúan en unos 3.200 millones el precio de cada una de las propiedades que se quieren intercambiar. Luis Larroque, primer teniente de alcalde, tampoco quiso negar o ratificar esta cantidad y se limitó a indicar que el equipo de gobierno quiere zanjar el "tema Linares" en el pleno de este mes. Según Larroque se cumplirán las condiciones impuestas en su día por el pleno, pues el Instituto de Cultura Iberoamericana (ICI) y la Comunidad de Madrid participarán junto al Ayuntamiento en la operación.

Dinero y secuestro

Revilla es propietario del palacio de Linares desde el 4 de enero del año pasado, fecha en que se vio obligado a adquirirlo para no perder los 500 millones que había depositado en calidad de intermediario de una sociedad francesa que al final desistió de la compra.El industrial, que permaneció secuestrado por la organización terrorista ETA desde el 24 de febrero hasta el 30 de octubre de 1988, creó para la compra la sociedad Palacio de Linares, SA. Tras un intento frustrado por parte de las autoridades municipales para adquirir el palacio, Revilla llegó a un acuerdo con Teseo, sociedad que había adquirido este conjunto arquitectónico por un importe de 1.500 millones de pesetas en octubre de 1986.

El total pagado por Revilla fue de 2.600 millones, de los que 2.450 millones correspondieron al palacete de la plaza de la Cibeles, al edificio de las caballerizas y a la llamada Casa de Muñecas. Los 150 millones restantes fueron pagados por el edificio de viviendas de la calle Marqués del Duero, 4.

El Ayuntamiento no pudo entonces comprar el palacio, al pronunciarse el pleno en contra de su permuta por dos solares, uno de 2.800 metros cuadrados edificables en Azca y otro de 16.585 metros cuadrados en el polígono 21 de la avenida de La Paz (M-30). El pleno supeditó la compra a un acuerdo previo con otros organismos de forma que el Ayuntamiento no pagara más de la tercera parte del valor del inmueble.

Acabado el secuestro de Revilla, los responsables socialistas congelaron la negociación unos meses, a raíz de que se desatara la polémica sobre los pagos que Revilla tenía aún pendientes con ETA. En noviembre fuentes municipales aseguraron que el Ayuntamiento no compraría el palacio con dinero sino con terrenos.

Capitalidad cultural

El pasado mes de febrero, el primer teniente de alcalde, Luis Larroque, anunció que la sede del Consorcio de la Capitalidad Cultural -primer destino que se pensó para Linares- iba a fijarse en un palacete cedido por el Ministerio de Obras Públicas y situado en la calle Zurbano. El palacio de Cibeles, construido en 1870 con proyecto de Adolfo Ombrecht y declarado monumento histórico artístíco en 1976, quedaba así destinado en exclusiva al gran centro iberoamericano de Madrid con vistas a 1992, destino que ha confirmado ahora Luis Larroque.El anuncio del intercambio de solares por el palacio ya ha hecho que el Partido Popular e Izquierda Unida adelanten una primera opinión negativa ante lo que en principio se considera un excesivo valor del palacio, cuya restauración costará además unos 500 millones, y un bajo valor de los terrenos de la M-30, que fuentes municipales fijan en 80.000 pesetas por metro cuadrado edificable.

Enrique Villoria, del Partido Popular, recordó que por un metro cuadrado de oficinas en el Campo de las Naciones se han llegado a ofrecer más de 230.000 pesetas, y Francisco Herrera, de IU, aseguró que por el metro cuadrado edificable del Rancho del Cordobés se han ofrecido 123.000 pesetas, y en la Gran Vía de Hortaleza, 148.000 pesetas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de marzo de 1989

Más información

  • La operación, evaluada en 3.200 millones, superaría en 600 millones el importe pagado por el industrial en 1988