Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Susana Rinaldi: "No soy tanguera, la nostalgia no sirve para nada"

La cantante argentina ha estrenado en Madrid

Tras 12 años sin pisar los escenarios españoles, la cantante y actriz argentina Susana Rinaldi ha actuado estos días, dentro de la programación que se lleva a cabo bajo el nombre de Argentina en Madrid, con un nuevo espectáculo que estrena en esta ciudad y que presentará a finales de mes en Buenos Aires. La Tana, apodo con el que se la conoce desde hace años, afirma, en contra de como se la viene definiendo: "No soy una tanguera, la nostalgia no sirve para nada", a pesar de que ella se sabe y se reconoce como una de las grandes artistas transformadoras del tango.

Susana Rinaldi matiza y dice: "Lo mío es la canción popular bonaerense y del Río de la Plata, y en ella entran muchos ritmos, como pueden ser, además del tango, la milonga, el vals o la balada", y añade: "Muchos pueden pensar que el tango es el ritmo madre de todos ellos, pero yo pienso que el origen de todos está en la milonga". De la milonga recuerda la artista que Borges decía que en ella se resumía la posibilidad que una canción da a la poesía para construirla totalmente.Para la Rinaldi, el tango es más limitado, una construcción rítmica más encerrada y hermética, que le permite al hombre medir su virilidad y sobriedad. "Hemos tenido que surgir autoras y compositoras para darle más libertad, quitarle el corsé y reconvertirlo en algo que no sea creado por y para hombres", comenta. Cuando se la define como una de las primeras tangueras añade tajantemente, aunque sin indignación: "Aunque les moleste a muchos que lo diga, no soy una tanguera, no me gustan los guetos, y yo trato de darle mayor trascendencia a un canto popular del cual se sirve mucha gente para contar nuestra historia, y lo que tengo claro es que la nostalgia no sirve para nada". A ello añade: "No tiene sentido que nos vanagloriemos de seguir cantando Ventanita de arrabal". Y como ejemplo habla de que sus hijos, de 19 y 16 años, no tienen ni idea de qué es eso.

Susana Rinaldi, que afirma tener la misma edad que la agencia Efe -en estas fechas celebran el 50º aniversario-, llegó a la canción años después de ser una actriz conocida tras su paso por el conocido caféconcierto bonaerense La Botica del Ángel. Era el inicio de la década de los setenta. En 1976 marchó a París, con su feminismo más exhibido que nunca, y allí concentró la mayor parte de su trabajo y se dio a conocer al mundo (en España estuvo en 1977). Volvió a Argentina ya iniciada la década de los ochenta, y allí se presentó en 1982 con Hoy como ayer, un espectáculo considerado revolucionario en su género, basado en la vida de la poetisa María Elena Walsh.

Nuevo espectáculo

En esta ocasión, Susana Rinaldi ha estrenado en Madrid un nuevo espectáculo, que presentará en Buenos Aires a finales de este mes. Acogido entusiásticamente por el público del día del estreno, el montaje es una antología en la que la cantante recorre todo su anterior trabajo. En este espectáculo, Rinaldi trata de abordar toda la realidad de Argentina, y para ello ha contado con textos escritos por Aida Borni y María Elena Walsh y con la visión global ¿le la puesta en escena llevada a cabo por María Herminia Avellaneda. "Somos un tándem de mujeres fuertes el que formamos una gran parte de la sociedad argentina, y en la cumbre de todas ellas están las madres de Mayo", comenta. "Tengo claro que la mujer tiene una mayor osadía para enfrentarse a las dificultades y tratar de volcarlas hacia afuera y enfrentarse al mundo", y añade: "La mujer argentina es como si hubiera tenido el valor que les faltó a los hombres'. Susana Rinaldi, militante feminista desde hace años, afirma que ya no tiene necesidad de la agresión para convence - de su razonamiento, "porque hay cosas que están tan a la vista que sería absurdo refrendar as con la palabra", y piensa que a la mujer, en Argentina, i demás de llevar la delantera en el terreno de lo cultural, el protagonismo de la realidad argentina le pertenece, "y me alegra poder decir esto el Día Internacional de la Mujer, aunque sueño con el día en que esta fecha no se celebre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de marzo de 1989