Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Decretada la ley marcial en Lhasa ante la ola de revueltas

Las autoridades chinas decretaron ayer la aplicación de la ley marcial en Lhasa, capital de la provincia autónoma del Tíbet, donde continúa el ambiente de tensión despertado por las manifestaciones independentistas, cuya violenta represión por parte de la policía y el Ejército chino en los últimos días causó 15 muertos (30 según fuentes tibetanas).

Los periodistas occidentales acreditados en Pekín o en Hong Kong siguen teniendo prohibido acceder a la remota región de Tíbet, al suroeste de China, en la zona fronteriza con Nepal, Bután y la India.Los testimonios de viajeros occidentales llegados a Chengdu, la capital de la provincia Sichuan, donde enlazan las comunicaciones aéreas con Lhasa en Tíbet, relatan actos de gran violencia entre tibetanos y chinos. La policía china controla las cámaras fotográficas, filmadoras y películas de los escasos turistas extranjeros que están estos días en Lhasa. También se aplica un rígido control, sobre todo a períodistas, en las vías de acceso a Tíbet, ocupado por China en 1950 y conocido como "el techo del mundo" por su altitud.

El líder espiritual y político de Tíbet, el Dalal Lama -exiliado en la India desde 1959, cuando el Ejército chino reprimió duramente las corrientes independentistas-, hizo un llamamiento para que los líderes mundiales pidan un cese de la violencia contra los tibetanos, sometidos desde los últimos años a la sutil "presión" de la Administración china, después de haber sufrido una fuerte represión de los guardias rojos, durante la época de la Revolución Cultural, para llegar hoy de nuevo a la aplicación de la ley marcial.

Condena de EE UU

Durante una visita a Estados Unidos en 1987, el Dala¡ Lama logró que la Cámara de Representantes norteamericana aprobara una resolución en la que condenó la invasión china de Tíbet. No parece, sin embargo, que el asunto de Tíbet estuviera incluido en la agenda del presidente de Estados Unidos, George Bush, durante su reciente visita a Pekín, el pasado 25 y 26 de febrero. Tampoco cabe esperar que la cuestión del Tíbet esté en la agenda de la próxima cumbre entre chinos y soviéticos, prevista para el mes de abril, sobre todo teniendo en cuenta los propios conflictos independentistas que debe afrontar la URSS en Armenia y otras repúblicas soviéticas.

[El Gobierno britanico hizo un llamamiento ayer a las autoridades chinas para que establezcan "un diálogo" con los tibetanos y su líder espiritual, el Dalai Lama, para poner fin a la violencia que vive esta región china. Un centenar de tibetanos, por otro lado, se manifestó ayer por las calles de Lhasa, continuando con las revueltas iniciadas el domingo con motivo de la celebración del 30º aniversario del camino del exilio para el Dalai Lama según informa la agencia France Press.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 8 de marzo de 1989

Más información

  • Llamamiento internacional del Dalai Lama