Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno de Najibulá decreta el estado de alerta en todo el país

El Gobierno afgano de Mohamed Najibulá decretó ayer el estado de alerta en todo el país como respuesta a las "acciones subversivas y provocadoras de ciertos grupos", mientras reforzaba la defensa militar de la capital, Kabul, asediada por los grupos rebeldes.En Pakistán, entre tanto, el Shura, o Consejo Consultivo de los rebeldes afganos, aceptó ayer por unanimidad la designación del integrista Ahmed Shah como primer ministro del Gobierno provisional de Afganistán. Comandantes y líderes religiosos fieles al ex monarca Zahir Shali contestaron de inmediato en Peshawar el nombramiento, que, junto con la dimisión de Mojadedi como presidente de la Alianza suní, confirma el triunfo de los más extremistas.

Sin explicación alguna, el Shura anunció que el nuevo presidente de la Alianza es Mohamed Nabi Mohamadi. Éste, líder del partido más pequeño de la Alianza, había cedido su presidencia trimestral, que debía iniciarse el 15 de marzo, a Mojadedi.

El hecho de que se haya aprobado la designación de Ahmed Shab como primer ministro sin haber sido elegido al mismo tiempo el resto de los miembros del Gabinete simboliza otro triunfo de los extremistas. La división de la Alianza amenaza ya con la ruptura definitiva. Según el Shura, "en un plazo de 24 horas" se anunciará el resto del Gobierno.

Ahmed Shah, un ingeniero desconocido, es considerado como el hombre de paja de Bulgudin Heckmatiar, el más radical de los líderes suníes. Shah es también un wahabi, escuela religiosa suní a la que pertenece toda la familia real de Arabia Saudí. Esta poderosa escuela integrista saudí ha logrado con este nombramiento desbancar a Irán de la escena afgana. Riad se ha gastado enormes sumas a lo largo de esto años en apoyo de los muyahidin.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 19 de febrero de 1989

Más información

  • El integrista Ahmed Shab, designado primer ministro provisional por los rebeldes