Tribuna:
Tribuna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las tribunas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ocho bajo par

El índice del mercado madrileño ha quedado ocho centésimas por debajo del nivel de apertura anual, después de una sesión en la que se ha puesto otra vez de manifiesto el escaso interés del dinero por tomar la iniciativa. Esta tarde, una vez concluida la sesión, se dará a conocer el déficit comercial norteamericano, y después habrá que esperar a la reacción de Wall Street, pero ya en esos momentos nadie podrá moverse porque a esos datos habrá que sumar la publicación el próximo lunes del IPC español de enero.En esa espera, el volumen del negocio se limita al mínimo imprescindible para que el mercado dé la impresión de aguardar acontecimientos con algunas posibilidades de recuperación.

Dentro de la situación a que se ha llegado, hay que considerar el hecho de que el punto cero de apertura anual permite -desde una lectura benevolente- considerar descontados algunos de los datos negativos que puedan darse en estos días, aunque el ritmo de salida de papel a algunos corros recomienda no caer en tentaciones demasiado optimistas.

Algunos grupos se permitieron pequeñas recuperaciones, pero siempre se han dado dentro de un ambiente de abstención que parece esconder, o retrasar, algunas bajas.

En el caso concreto de Telefónica, hay que contar con la diferencia de cambio en la relación peseta-dólar para entender las tomas de posiciones que permiten la estabilidad del valor. Las posiciones al cierre fueron, una vez más, vendedoras.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS