Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rescatados los cadáveres de cuatro de los seis montañeros franceses sepultados por un alud en Sierra Nevada

Cuatro montañeros franceses fallecieron y otros dos continuaban sepultados en la tarde de ayer bajo la nieve, con escasas esperanzas de que siguieran vivos, como consecuencia de un alud que les sorprendió en las faldas del Mulhacén, en Sierra Nevada (Granada), hacia las cuatro de la tarde del domingo. Sólo uno de los componentes de la expedición, Nicole Issali, de 41 años, logró sobrevivir y llegar hasta el refugio Félix Méndez, en la zona de Río Seco, y alertar a la Guardia Civil. Los participantes en el rescate suspendieron la búsqueda a las cinco de la tarde de ayer.

Los cadáveres rescatados no habían sido identificados al cierre de esta edición. Las seis personas sepultadas por el alud, miembros del Club Alpine Français, situado en Cannes son Joseph Moraglia, de 68 años; François Abraham, de 56; Phillippe Enry, de 52; Jean Arneodo, de 59, y Dury Raomil y Guy Ceallebaut, de los que se desconocen más datos personales.El alud sepultó a los seis excursionistas cuando regresaban del refugio Félix Méndez y, al parecer, intentaban acercarse al Mulhacén. La nieve, que arrastró consigo toneladas de barro y piedras, cayó, desde una altura aproximada de 300 metros, sobre la altura conocida como Cruz del Montañero El alud alcanzó un ancho de unos 200 metros.

Nicole Issali, que resultó ilesa, se había retrasado respecto a sus compañeros. Según sus declaraciones posteriores, el deslizamiento fue producido por sus propios compañeros, que mientras andaban, con la nieve por encima de las rodillas, iban apartando los bloques de hielo que presumiblemente sostenían la cornisa superior.

Nicole Issali logró regresar al refugio de donde habían partido y avisar, por una radio, a la Guardia Civil. El aviso llegó hacia las ocho de la tarde, pero los agentes del grupo especial de montaña llegaron al lugar hacia las cuatro de la madrugada de ayer, debido a la oscuridad y al peligroso estado de las veredas. En las tareas de rescate también participó el Ejército, Protección Civil, profesores de la Escuela Española de Esquí, dos helicópteros y varios perros adiestrados.

Todos han muerto

Entre las doce y las 12.30 de ayer aparecieron los tres primeros cadáveres, y una hora más tarde, el cuarto. Nicole Issali aseguró: "Todos mis compañeros han fallecido a causa de los golpes". Durante la madrugada de ayer, la temperatura en el lugar del accidente fue inferior a los 20 grados bajo cero. El Ejército envió desde Sevilla una unidad de campaña de cuidados intensivos, que fue instalada en la estación invernal de esquí de Pradollano, en previsión de rescatar a algunos de los montañeros con vida.

Nicole Issali fue trasladada ayer desde el refugio hasta Pradollano, donde contó a los periodistas que no se dio cuenta de la avalancha de nieve hasta que ésta sepultó a sus compañeros, "cuando bajábamos por una pendiente hundidos en la nieve". La mujer ingresé más tarde en un hospital de Granada para someterla a una exploración médica.

Los excursionistas llegaron a Granada, a bordo de unos vehículos de alquiler, el pasado sábado, y pernoctaron en la villa turística de Bubión, en las Alpujarras granadinas. El domingo, a las seis de la madrugada, las siete personas partieron a pie hacia la localidad de Trevélez, desde donde iniciaron el ascenso hacia el pico de la Alcazaba por la vertiente sur de Sierra Nevada. En Bubión quedaron la esposa del jefe de la expedición, Joseph Moraglia, y otros dos acompañantes.

La expedición, tras llegar al pico de la Alcazaba, tenía previsto ir al refugio Félix Méndez, y más tarde, al Mulhacén. En esta última parte fue cuando les sorprendió el alud. Los miembros de la expedición eran personas de gran experiencia en montañismo, y hace poco tiempo ensayaron la ascensión al Kilimanjaro, en Kenia.

Los cuatro cadáveres rescatados fueron trasladados a primera hora de la tarde en helicóptero a la localidad de Capileira, apenas a dos kilómetros de Bubión, para que la esposa del jefe de la expedición y los otros dos acompañantes, que no participaron en la excursión, los reconocieran.

Los seis alpinistas franceses sepultados por un alud de nieve en el macizo del Mulhacén, en Sierre Nevada, eran excursionistas experimentados, habituados a las difíciles condiciones de la montaña, según declaró ayer Michel Baconnet, presidente del Club Alpin, de Cannes, del que los montañeros eran miembros, informa desde París José A. Sorolla.

El grupo salió el jueves desde la Costa Azul, región de la que todos eran originarios, hacia España, acompañados por el responsable de la Sección Excursionista del club.

La superviviente, Nicole Issali, llamó por teléfono a las 17.15 horas de ayer, desde el hotel de Bubión, a la sede del Club Alpin de Cannes, a cuyos responsables informó de que se encontraba sólo "ligeramente herida", pero "profundamente impresionada" por la tragedia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 1989

Más información

  • Toneladas de barro y piedras cayeron el domingo en la falda del Mulhacén