Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aquino, dispuesta a negociar el retorno de Marcos a cambio de su fortuna

ENVIADO ESPECIAL

La presidenta de Filipinas, Corazón Cory Aquino, declaró en Manila esta semana que "no hay negociaciones" con vistas a un eventual retorno a Filipinas del ex presidente Ferdinand Marcos, actualmente enfermo de gravedad en su exilio en Honolulu en la isla estadounidense de Hawaii.

Todo parece indicar, sin embargo, que el ex presidente Marcos -que ayer tuvo una recaída en su lucha contra la neumonía y el asma bronquial- y la actual Administración de la presidenta Cory Aquino están sumidos en una especie de regateo político-financiero. Los términos de una eventual negociación podrían ser la autorización de Marcos para volver a Filipinas, posiblemente a su región natal de llocos, al norte del archipiélago, a cambio de un compromiso para la repatriación de la totalidad o una gran parte de la fortuna acumulada por los Marcos surante sus casi 20 años de poder, cifrada en unos 10.000 millones de dólares (más de 1,1 billones de pesetas).

Fue al término del habitual consejo ministerial de los miércoles cuando la presidenta Aquino declaró ante los periodistas que no había ninguna negociación en marcha sobre la posible vuelta al país de Marcos, derrocado por un golpe militar acompañado de una revuelta popular el 25 de febrero de 1986.

"Haré pública cualquier oferta de Marcos", dijo Aquino, "pero hasta el momento no hemos recibido ninguna comunicación oficial que autorice a alguien para negociar".

Por otra parte, el ex senador Arturo Tolentino, uno de los fieles seguidores del ex dictador Marcos, evocó el respeto de la Convención Internacional de Derechos Humanos para que Marcos pueda volver a su país. La embajada de Estados Unidos en Manila es testigo casi cotidiano de manifestaciones en favor de una intervención del presidente George Bush en favor de un rápido retorno de Marcos.

Diálogo en San Francisco

Mateo Caparas, responsable de la Comisión Presidencial para la Buena Gestión Gubernamental -organismo que intenta recuperar la fortuna sacada ilegalmente por Marcos y su clan de amigos-, se encuentra en San Francisco, EE UU, para dialogar con representantes de Marcos a propósito de los fondos depositados en cuentas numeradas en bancos suizos u otros paraísos fiscales, así como inversiones inmobiliarias en Estados Unidos. Sin embargo, Caparas "no tiene ninguna autorización presidencial para negociar", afirmó el portavoz presidencial, Teodoro Benigno.Al igual que Arturo Tolentino, que cita razones humanitarias para el regreso de Marcos, otras voces políticas piden que Cory sea magnánima y permita que el ex dictador en desgracia pueda morir en suelo patrio. Dentro del equipo Aquino existen, no obstante, fuertes presiones para que no haya una repatriación de Marcos, de imprevisibles consecuencias políticas y posibles divisiones entre los militares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de febrero de 1989