Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Siguen las sombras sobre el asesinato de Aquino a los 5 años de cometerse

Los filipinos vivían hace tres años una campaña electoral presidencial que enfrentaba a Ferdinand Marcos y Corazón Aquino, la viuda del senador Benigno Aquino, asesinado en agosto de 1983, en una presunta conjura de los militares para detener la llegada a Manila del máximo opositor político a la dictadura. El crimen marcó la decadencia del dictador, pero a los cinco años y medio de haberse cometido aún no ha sido aclarado. Esta semana se reanudó en Manila el juicio, sin que la acusación pudiese aportar nuevas pruebas."Faltan cadáveres", ironizaba un periodista después de que el fiscal intentase demostrar que varios familiares de Rolando Galman, el asesino oficial, habían desaparecido, víctimas a su vez de la conjura de militares implicados en su afán de eliminar cualquier prueba comprometedora.

Rolando Galman, presentado por el régimen de Marcos como un "agente comunista", fue el hombre que disparó contra el senador Aquino, el 21 de agosto de 1983, cuando regresaba a Manila, después de varios años de exilio en Estados Unidos. Galman, a su vez, fue acribillado en la pista del aeropuerto de Manila segundos después de que Aquino cayera sin vida. Semanas después desaparecían dos hermanas, amigas de Galman, junto a su esposa y un amigo, cuyos supuestos restos fueron encontrados quemados y enterrados.

La viuda de Aquino, presidenta de Filipinas, Cory, acusó a Marcos y su régimen de asesinar a su marido. En 1985, el brazo derecho de Marcos, general Fabián Ver, junto a otros 25 militares presuntamente implicados en el crimen, se sentó en el banquillo. Diez meses después, el tribunal concluyó que "no había pruebas suficientes".

El 7 de febrero de 1986, Cory Aquino ganó las elecciones. Semanas más tarde, ante la resistencia de Marcos a abandonar el poder, un golpe encabezado por el general Fidel Ramos y el ex ministro de Defensa Juan Ponce Enrile dio origen a la revolución popular que acabó con la salida hacia el exilio norteamericano de Marcos y la llegada al palacio de Malacañang de Aquino.

Los esfuerzos del fiscal

Tras casi tres años de transición democrática, el juicio contra los asesinos de Benigno Aquino continúa sin aclarar nada.El fiscal intenta demostrar que fueron los militares que escoltaban a Aquino, a su salida del avión, quienes le dispararon por la nuca, y busca pruebas de que hubo conjura.

Las sesiones se reanudarán el 6 de marzo, y el fiscal presentará las cintas de un periodista japonés, Matsumi Suzuki, que junto a otra veintena de periodistas acompañaba a Ninoy el día de su fatal regreso a Manila. En las cintas está grabada la voz de un militar que dice "dispara, ahora" a uno de los miembros de la escolta, segundos antes de que sonasen también los disparos de Galman, seguidos de las ráfagas de la policía militar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de febrero de 1989