Los submarinistas encuentran los restos del joven asesinado en Cádiz

Submarinistas de la Guardia Civil rescataron en la mañana de ayer el cuerpo totalmente descuartizado del joven Javier Suárez Samaniego, de 22 años, cuya muerte se ha atribuido a un amigo suyo, José Juan Martín Montañés, también de 22 años, que fue detenido por la policía el pasado lunes.Los restos del joven se encontraban en el fondo de una gran charca situada en la punta de San Felipe, en la zona portuaria de Cádiz capital, cubierto de escombros que habían sido arrojados con posterioridad. Las fuerzas de seguridad rescataron hasta cinco bolsas de plástico que contenían el cuerpo destrozado del fallecido.

Con anterioridad, el pasado lunes, la policía encontró en un piso del paseo Marítimo, en donde residía el detenido, las dos manos de su víctima, perfectamente seccionadas e introducidas en botes con formol. Al parecer, Javier Suárez encontró la muerte la misma noche de su desaparición, denunciada el pasado día 21. Ambos chicos eran amigos. Aquella noche aceptó la invitación del que sería su homicida para que acudiera al piso de éste. Posteriormente, de manera inesperada, le dio un fuerte golpe en la cabeza con una pata de madera de un mueble viejo, y seguidamente le asestó una certera puñalada en el corazón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del miércoles, 01 de febrero de 1989.

Lo más visto en...

Top 50