Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Duarte rechaza el aplazamiento de las elecciones salvadoreñas

La propuesta de la guerrilla del Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), de El Salvador, para retrasar seis meses las elecciones presidenciales previstas para marzo próximo ha sido mayoritariamente desestimada por las principales fuerzas políticas del país. La iniciativa, que ha sido respaldada por los candidatos de izquierda y por la Iglesia católica, parece, pues, condenada al fracaso.

El presidente, José Napoleón Duarte, fue tajante al considerar la propuesta como "una declaración de guerra", ya que en ella se advierte que de no aceptarse la postergación de los comicios se incrementarán las acciones militares contra el proceso electoral. Duarte, que le sigue ganando tiempo al cáncer, aseguró que no piensa, retrasar su salida de la presidencia, prevista para el próximo mes de junio.El candidato del gobernante Partido Demócrata Cristiano (PDC), Fidel Chávez Mena, sostuvo que la oferta guerrillera con tiene elementos positivos, pero añadió que resulta imposible cambiar la fecha electoral, establecida por mandato constitucional. Chávez Mena sugirió que, si el FMLN tiene voluntad de respetar el proceso democrático, lo haga en los comicios convocados para marzo.

El grupo político mayoritario de El Salvador, la Alianza Republicana Nacionalista (Arena), convencido de su victoria en la próxima contienda electoral, tambien se pronunció contra un cambio de fecha. El coronel Segisfredo Ochoa, uno de los porta voces más radicales de esta organización, a la que en e', pasado se le atribuyeron vinculaciones con los escuadrones de la muerte, calificó la oferta del FMLN como "una trampa".

Arena prefiere esperar a la urnas con la esperanza de obtener un triunfo que le permita después derrotar por las armas a la guerrilla izquierdista, pese a que destacados analistas militares norteamericanos han reconocido recientemente que la estrategia de presión contra el FMLN ha fracasado y que resulta casi imposible la victoria total sobre la guerrilla en el campo de batalla.

Los partidos integrantes de Convergencia Democrática, que siguen manteniendo formalmente una alianza política con el FMLN, han aplaudido la pro puesta de los cinco comandantes rebeldes por considerar que constituye una importante contribución a la paz en un país devastado por una guerra civil de ocho años que ha costado 70.000 muertos. La iniciativa de la guerrilla, anunciada el pasado martes en México, garantiza su apoyo a la candidatura de Convergencia Democrática, encabezada por Guillermo Ungo, en el caso de que las elecciones se aplacen hasta septiembre.

Si esa propuesta no es atendida, como parece ser el caso, Convergencia Democrática se va a ver en una posición muy difícil. De mantenerse en la pugna electoral, tendrá que hacerlo en contra de la opinión manifiesta de sus tradicionales aliados del FMLN, que han denunciado claramente estos comicios como una farsa. La guerrilla ha advertido que luchará contra este proceso electoral, y eso podría incluir a los partidos de la izquierda que acudan a las urnas.

Observadores políticos en la capital salvadoreña consideran que en este momento se presentan las condiciones idóneas para que Convergencia, a la que las encuestas conceden pocas posibilidades, se retire de la lucha electoral con una buena justificación política, la de que los demás partidos del país no quieren sinceramente la paz.

Para ello cuentan ya con el apoyo implícito del arzobispo de San Salvador, Arturo Rivera y Damas, quien ha considerado lamentable que se desprecie la oferta hecha por el FMLN. En esa pi opuesta la guerrilla abre, por primera vez en su historia, la puerta la solución de la guerra civil por la vía electoral.

[Miguel Sáenz, miembro de la comisión político-diplomática del FMLN-FDR declaró ayer a este diario en Madrid que es "una reacción poco responsable que evidencia la falta de voluntad política para contribuir a una solución pacífica del conflicto. "Ante una respuesta negativa, no nos podemos comprometer a mantener la tregua unilateral"].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de enero de 1989

Más información

  • Arena y la DC desestiman la iniciativa del FMLN, respaldada por la izquierda y la Iglesia católica