Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El diálogo con Vietnam beneficia el impulso de las relaciones de China con la Unión Soviética

La presencia en Pekín del viceministro de Asuntos Exteriores de Vietnam, Din No Liem, para tratar de asuntos bilaterales y del futaro de Camboya, tendrá una incidencia positiva en el desbloqueo le las relaciones entre China y la Unión Soviética, se afirma en medios políticos asiáticos.La diplomacia china siempre ha recordado que cualquier mejora de las relaciones con Moscú pasa por una retirada total de las tropa; vietnamitas de Camboya, seguida de unas negociaciones de paz, puntos ambos que el viceministro vietnamita habría acudido a plantear en su visita a Pekín.

Tanto los medios políticos chino; como vietnamitas mantienen un tupido velo sobre los puntos específicos de una futura negociación bilateral. Los dos países entraron directamente en guerra en su zona fronteriza en 1979, seguida de periódicos enfrentamientos bélicos hasta hace poco más de un año. Choques que tenían como telón de fondo la ocupación militar de Camboya por tropas vietnamitas, en su rechazo al régimen de los jemeres rojos de Pol Pot, tradicionalmente apoyados por Pekín.

En medios diplomáticos de Pekín no se duda en calificar de "hecho histórico" la visita del viceministro vietnamita, que, posiblemente, se entrevistará con el ministro chino de Asuntos Exteriores, Qian Qichen, quien hoy regresa a Pekín, después de realizar una gira por varios países europeos.

Vietnam anunció recientemente su disposición a finalizar en septiembre próximo su retirada de Camboya, lo que tuvo una buena acogida en China que calificó la decisión de "paso adelante". Con anterioridad, Hanoi había dicho que se retiraría en 1990. Esta fecha era considerada excesivamente tardía por el Gobierno chino.

El recibimiento de Liem obecede, sin duda, a este cambio en la posición vietnamita y a una flexibilización de ambas partes que impulsará la solución política del conflicto camboyano, si bien la visita no es considerada oficial.

China apoya política y militarmente a las guerrillas camboyanas. No obstante, la mayoría de observadores consideran que la postura china está en función de la solución que las principales partes interesadas en el futuro de Camboya encuentren al capítulo de los jemeres rojos, que, desde diciembre de 1978, no han dejado de combatir activamente contra el Ejército camboyano-vietnamita.

El próximo mes está prevista una nueva ronda de conversaciones sobre el futuro de Camboya, en Yakarta, en la que participarán el Gobierno camboyano, el principal líder de la oposición, el príncipe Norodom Sihanouk, y otros líderes de la guerrilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 1989