Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Planes de pensiones

Hasta hace bien poco, los medios de comunicación nos bombardeaban con la inserción de anuncios sobre planes de pensiones, animándonos a suscribir uno antes del 31 de diciembre para desgravar impuestos en nuestra próxima declaración sobre la renta. Nadie ha reparado en que tales anuncios eran absolutamente engañosos en su aspecto fiscal, por cuanto un plan de pensiones, de acuerdo con la normativa aplicable, no desgrava impuestos, sino que aplaza en el tiempo el sometimiento -inexorable- de las aportaciones al impuesto general sobre la renta.La suscripción de un plan de pensiones permite excluir de la base imponible las aportaciones que se hagan dentro de los límites fijados -500.000 pesetas-, pero cuando esas aportaciones y sus intereses sean rescatados, el beneficiarlo del plan deberá incluirlos en su declaración.

Sólo se produce, en consecuencia, un aplazamiento de la tributación, y no una desgravación, la cual conllevaría una supresión o minoración de impuestos. Por consiguiente, anunciar que un plan de pensiones desgrava impuestos es, lisa y llanamente, engañar a los ciudadanos.

En definitiva, si usted ha comprado o compra una primera o segunda vivienda va a beneficiarse de una desgravación, ahorrándose impuestos.

Si ha suscrito o suscribe un plan de pensiones, ni se desgrava ni se ahorra impuestos, simplemente aplaza su pago. ¡Que que-

Pasa a la página siguiente Viene de la página anterior

de claro!- Ángel Fernández.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de enero de 1989