Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Doctor Spiderman'

Un equipo de médicos forma parte del cuerpo de bomberos y protección civil de Ciudad Real

¿Qué número marcaría usted si se rompiera las piernas en su domicilio? ¿Y si se incendiara su casa? ¿Y si presenciara un accidente de carretera? Sólo para el problema del fuego usted tendría innumerables teléfonos distintos, que variarían dependiendo de la localidad donde se encontrara o incluso si el servicio depende del ayuntamiento o la diputación. En Valencia tendría que marcar, curiosamente, un dígito de seis cifras, y antes debería saber a qué parque de bomberos pertenece la zona donde usted se encuentra. Frente a todo esto, un consorcio público en Ciudad Real ha centralizado en un solo número provincial, el 006, la ayuda por un infarto, un incendio, un vertido químico peligroso o cualquier otra emergencia imaginable, siempre que no sea policial.

Las personas que le auxilian en esta región cuando queda apresado entre los hierros retorcidos de su vehículo son médicos y también bomberos. Las ambulancias son unidades de vigilancia intensiva (UVI) con ruedas, porque lo importante, según explica el artífice de este servicio, Amando García, "no es ir rápido al hospital, sino llegar pronto". Se prepara a los hombres durante 15 meses y se les enseña cartografía, nociones de construcción (para conocer la importancia de grietas y los efectos del fuego sobre los materiales) e incluso se les entrena para atender a la Prensa y aprender "relaciones humanas".Este servicio de emergencia, que consiguió convertir los 35 bomberos que tenía la región hace un año y cuatro meses en una provincia auxiliada por un servicio de 271 agentes (entre operadores de radio, médicos y bomberos), ha sido posible gracias a un consorcio de ayuntamientos y la Diputación de Ciudad Real. Así se descarga la responsabilidad que tenían los voluntarios de la Cruz Roja en muchos casos de alarma, y pasa a recaer directamente en profesionales.

La empresa que lo organizó, según explica Amando García, está estudiando la implantación de este mismo servicio en Valencia y Madrid. El presupuesto anual de este servicio en Ciudad Real es de 1.213 millones de pesetas, y ha conseguido reclutar a su gente a través del Instituto Nacional de Empleo (Inem). Los agentes de emergencia no superan los 30 años.

Otra de las diferencias entre los servicios de bomberos habituales y este servicio es que mientras no actúan no hacen otra cosa. "Trabajan", según algunas estadísticas, "83 días de 24 horas al año con una productividad aproximada del 9%, que queremos convertir en el 89%", explica García.

En esta nueva organización, los bomberos, a quienes se denomina agentes de emergencia, se dedican a revisar locales y a almacenar en sus ordenadores la situación de cada uno, de manera que cuando se produce una emergencia los hombres salen con un plano de situación del lugar siniestrado, salidas de emergencia, situación.... Cuando no hay incidentes informan a los ciudadanos de las medidas básicas de protección; "así están activos cuando no hay siniestros", añade García.

Paraplejias de carretera

En Ciudad Real se están dando cursos de 15 horas a los chicos de EGB para que aprendan a manejar extintores, dar masajes cardiacos y respiratorios y reaccionar en caso de alarma o siniestro. Las personas que les enseñan son las mismas que actúan en las catástrofes.La idea de que los médicos se desplacen al lugar del accidente de automóvil parte, explica Amando García, de que, según las estadísticas, "de un 60% a un 75% de las personas que padecen paraplejia por accidente se produce por el transporte". "Por eso yo llevo en mi coche un letrero que dice: 'Si no sabe tocarme, déjeme aquí". "Incluso desde el punto de vista práctico", continúa explicando, "a las compañías de seguro que ahora cubren también el salvamento les interesa más pagar 200.000 pesetas por un transporte profesional de un asegurado que tener que cubrir una invalidez permanente".

A pesar de que en España por cada muerto por fuego se producen 2.000 muertes en carretera, dice Amando García, en este país "hay más alcaldes que bomberos", y cita uno de los casos que, a su juicio, es más extremo: en Rentería, con una población de 50.000 habitantes, no hay ni un solo bombero.

La organización de Ciudad Real y sus bomberos atienden a cualquier persona que sufra una caída aparatosa, convulsiones, inconsciencia o pérdida de sangre, con una media de rapidez que en el 95% de los casos es menor a 10 minutos.

En caso de que la solicitud de auxilio pueda ser solucionada por los servicios de la Seguridad Social, la llamada se desvía, pero queda grabada, de manera que si existe algún tipo de reclamación posterior se pueda comprobar el momento de la solicitud de auxilio. En los casos en los que el auxilio requiera la presencia policial el sistema es el mismo. En el sistema informatizado se almacenan también las fichas de los locales peligrosos, que hasta un número de 5.000, pueden ser conectados con la central para que la alarma sea inmediata.

El sistema multiusos de servicios de emergencia no policiales está inspirado en los que funcionan en los países escandinavos y en la República Federal de Alemania.

Sin embargo, desde el punto de vista político la batalla más costosa, no es la renovación o instauración de este tipo de servicios, sino la unificación en un solo telefóno. Este asunto ha sido tratado en el seno de la Comunidad Europea, que piensa alcanzar este objetivo a partir de 1992. Pero es un problema complejo con grandes implicaciones políticas y autonómicas que hacen que hasta el momento no se haya unificado en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de enero de 1989