Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Su vuelo está cancelado

Quebraderos de cabeza para miles de usuarios europeos por la huelga de los técnicos de mantenimiento de Iberia

Los vuelos cancelados por la huelga de los técnicos de mantenimiento de Iberia han originado numerosos incidentes, quejas y molestias entre los miles de viajeros afectados. Usuarios que han tenido incluso que recurrir a sus embajadas en busca de un lugar para pasar la noche, retrasos que hacen perder enlaces y confusión y frustración por las horas de espera y la necesidad final de buscar otro medio de transporte.Empleados de Iberia se mostraron preocupados por la situación que puede crearse hoy , con casi 100 vuelos suspendidos.

Un sitio donde se ha dejado notar la huelga de los técnicos de mantenimiento ha sido en las reservas de hoteles: "Enero es un mes tradicionalmente flojo", aseguró una empleada del servicio, "pero esta situación ha provocado que muchos viajeros hayan tenido que resignarse a pernoctar en Madrid, lo que a veces ha dado lugar a situaciones desagradables. Hace un par de días, por ejemplo, tuve que poner en contacto con su embajada a una muchacha joven que se encontraba sin medios para coger una habitación en un hotel".En la tarde de ayer, el aeropuerto de Barajas presentaba un aspecto bastante tranquilo, debido a que son unas horas con poco tránsito, en relación a los días laborales. "El follón lo tuvimos el sábado, y lo volveremos a tener mañana (por hoy)", comentaron varios empleados del servicio de información de Iberia. "Los viajeros, por una parte, ya están resignados a las molestias ocasionadas por las huelgas, y están relativamente bien informados por la prensa, pero, por otra parte, nadie se conforma. Lo normal es que la gente venga al aeropuerto, y cuando comprueba que, efectivamente, su vuelo no va a salir, empiezan las lamentaciones y las protestas. A nosotros, estos días atrás nos tenían fritos, porque, al final, todo el mundo viene aquí".

Encaje de bolillos

Iberia anunció ayer los aproximadamente cien vuelos que han quedado suspendidos a partir de hoy. De ellos, más de 50 son internacionales, con destinos a ciudades de la República Federal de Alemania, Austria, Francia, Grecia, Suecia, Holanda, Italia, Irlanda, Suiza, Portugal y Reino Unido, por lo que las comunicaciones de España con el resto de Europa, así como con Argelia, Marruecos, Túnez, Canadá y México han quedado seriamente deterioradas. Ayer, domingo, también fueron suspendidos, en total, otros 50 vuelos, los mismos que el viernes. La compañía espera paliar las molestias a los viajeros con la programación anticipada de los vuelos suspendidos.

Los servicios de información y de venta de billetes de las diferentes compañías llevan días haciendo encaje de bolillos en la búsqueda de itinerarios alternativos que aseguren a sus viajeros llegar a su destino, aunque sea a fuerza de dar rodeos que suelen significar fuertes pérdidas de tiempo. En el caso del puente aéreo, se ha procurado que, ante la cancelación de un vuelo, el siguiente lo hiciera un aparato de mayor capacidad, para absorber el mayor número de personas.

Un representante de una compañía aérea extranjera comentó a este periódico: "En los vuelos internacionales las molestias de la huelga se notan más. Tenga en cuenta que no todos los viajeros se quedan en la ciudad de destino del vuelo. En muchos casos se trata de escalas, y los retrasos, y no digamos las cancelaciones, hacen perder los tránsitos. Y al contrario, gente que viene de otras ciudades de España a Madrid para coger un vuelo internacional y tiene que quedarse aquí todo el día. Desde luego, esto no favorece para nada la imagen del avión como medio de transporte, y sí, hemos recibido muchas protestas, pero no podemos hacer gran cosa".

Un viajero del puente aéreo explicó que la huelga no le había afectado en gran cosa: "Sólo que cogí el avión a las 12, cuando tenía que haber salido antes de las 9".

Transporte alternativo

Otros dos hombres, en cambio, estaban más preocupados. Habían llegado al aeropuerto para coger el vuelo a Valencia que tenía prevista su salida a las 19.25, y pocos minutos antes les notificaron que estaba cancelado: "Nos han asegurado que habrá otro avión. Y si no alquilaremos un coche o intentaremos coger el tren. Tenemos que estar en Valencia antes de la nueve de la mañana del lunes".

Varias personas más se quejaron de la falta de información concreta respecto a sus vuelos, y los propios encargados de informar a los viajeros señalaron que la escasez de datos también provocó muchas quejas. "Esperamos que ahora, al haber anunciado con antelación los vuelos suspendidos, la gente pueda hacer sus planes, si pueden, pero mucho nos tememos que los jaleos van a continuar".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 16 de enero de 1989