¡Abajo los Pirineos!

El túnel de Somport romperá una barrera secular entre España y Francia

El túnel de Somport (Huesca), que se construirá en 1992, según un reciente acuerdo entre España y Francia, romperá la tradicional barrera que existía por carretera en el macizo central de los Pirineos y creará una ruta estable de tráfico internacional. Será el paso subterráneo por carretera más largo de España (8,5 kilómetros) y el proyecto más importante, junto con los pasos de Viella y Puymorens, que han aprobado ambos países para facilitar la existencia de la Europa sin fronteras cuando entre en vigor el Acta única.

JOSÉ F. BEAUMONT, El eje Zaragoza-Pau por Somport representa un elemento de vital importancia para las comunicaciones transfronterizas a través del Pirineo central, en opinión de Ángel Menéndez Resach, director general del Instituto del Territorio y Urbanismo. Los expertos del Ministerio de Obras Públicas y Urbanismo (MOPU), organismo en el que recae la responsabilidad de construirlo (por lo menos la parte española) con ayuda financiera de la Comunidad Europea, estiman que aprovechará esta nueva vía la mayor parte del tráfico hacia Europa de cítricos del Levante español y también repercutirá en el aumento del turismo hacia esta zona.El nuevo trazado conectará en España con Jaca y Zaragoza y de aquí con Barcelona y la autovía de Sagunto, y en Francia, con Pau y la autopista de Toulouse. Otras fuentes destacan, además de las connotaciones locales y nacionales, las ventajas internacionales. Es el caso de Fermín Molina, director general de Carreteras y Transportes de la Diputación General de Aragón. "No cabe duda de que, en línea con lo que piensan los organismos europeos que estudian las redes viarias, esta carretera representa uno de los grandes itinerarios internacionales que puede poner en comunicación a Portugal y el Magreb con los países del Benelux y en general Centroeuropa", dice Fermín Molina.

El MOPU ha asumido prácticamente un estudio de viabilidad del túnel que redactaron este año la Diputación General de Aragón y el Departamento de los Pirineos Atlánticos y que había sido tenido en consideración por el presidente del Consejo General de Aquitania.

Según este estudio, el túnel se encontrará a una cota de entrada de 1.150 metros de altura en la parte española y a 1.160 metros en la parte francesa (fuentes del MOPU han dado la altura de 1.200 metros). A este nivel no existirá ningún problema de tráfico y en caso de fuertes nevadas las máquinas quitanieves podrán dejar en cualquier momento el camino libre para la circulación.

El túnel de Somport tendrá 8,5 kilómetros de longitud (seis kilómetros en territorio español y el resto en territorio francés). Sus medidas serán de nueve metros de ancho de calzada en doble dirección y 4,70 de altura. Llevará arcenes a cada lado de medio metro cada uno. Su construcción costará, según fuentes de la Diputación General de Aragón, 5.600 millones de pesetas. El MOPU ha estimado un coste total de 16.000 millones de pesetas, pero incluye en esta cifra el de los accesos al túnel.

Existen diferentes criterios por ahora respecto a las condiciones de la vía de acceso desde Zaragoza por Huesca y Jaca hasta Somport. El MOPU no ha previsto que sea autovía. Sin embargo, los responsables de carreteras de la Diputación General de Aragón han solicitado que sea una autovía, "para hacer un tramo verdaderamente moderno y porque el tramo de la carretera Zaragoza-Huesca soporta más tráfico que la de Zaragoza-Madrid", según comenta Fermín Molina.

A la vera del ferrocarril

J. F. B., Todos dicen que son dos temas distintos el del nuevo túnel de Somport y el del ferrocarril internacional de Canfranc, que se encuentra fuera de servicio desde hace años, pero nadie puede pasar sin, citar este último. El propio estudio de viabilidad del túnel señala que éste seguirá un trazado paralelo y a corta distancia del ya existente.

Responsables de Renfe indican que España está interesada en mantener e incluso aumentar el tráfico de tres trenes diarios que llegan hasta la estación de Canfranc, "pero sobre todo sería interesante que Francia abriera de nuevo el túnel internacional. Por nuestra parte no hay ningún problema", señalan.

En la misma línea se pronuncian los directivos de instituciones del Gobierno de Aragón, quienes señalan que podría ser una vía alternativa, sobre todo, para el transporte de mercancías. Nadie quiere, sin embargo, hacer conjeturas sobre las consecuencias que pueda tener la apertura del túnel por carretera en la reapertura o definitivo cierre del túnel del ferrocarril. Tampoco se prestan a enjuiciar la posibilidad de un hipotético cambio de vía.

Desde que en 1912, tras cuatro años de taladrar casi ocho kilómetros de roca se encontraron y abrazaron los obreros franceses y españoles en el primer túnel transpirenaico por via férrea, se han sucedido distintas etapas de aproximaciones y alejamientos entre los dos países. Este paso estaba concebido como el tercer, gran eje ferroviario entre España y Francia, además de los laterales de Cataluña y el País Vasco, pero el conflictivo desarrollo de las relaciones mútuas jamás permitió que se cumpliera esta previsión.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS