Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Polisario y Marruecos rompen el bloqueo

El Frente Polisario aceptó en la noche del viernes al sábado pasado la oferta de Hassan II de discutir cara a cara en uno de los palacios del rey de Marruecos. La celebración del encuentro supondrá grandes concesiones de una y otra parte, romperá una barrera psicológica y abrirá las puertas a un posible final de una guerra que dura 13 años. Fuentes oficiosas marroquíes consideran que el rey Hassan II "mantendrá su palabra" y recibirá a la delegación del Frente Polisario probablemente antes del final del año 1988.

El Comité Ejecutivo del Frente Polisario anunció en la madrugada del 24 de diciembre que, al término de una importante reunión de sus miembros, había decidido enviar inmediatamente una "delegación de alto nivel" a Marruecos para entrevistarse con el rey. El comunicado del Polisario precisaba que esa decisión había sido tomada a la vista. de la "posición constructiva de su majestad el rey Hassan II", que "ha expresado su deseo de entrevistarse con el Frente Polisario en declaraciones a la Prensa francesa".En una entrevista publicada a mediados de este mes por el semanario Le Point, Hassan II manifestó su convicción de que, sin un acuerdo previo entre Marruecos y el Frente Polisario, el referéndum de autodeterminación en el Sáhara occidental será "necesariamente mortífero". Las familias saharuis, explicó, "están divididas en dos". Y dijo textualmente: "Hago un llamamiento a los que están al otro lado. Les digo y les repito: las puertas de mi palacio están abiertas. Estoy dispuesto a escucharles. Garantizo su seguridad a la llegada y al regreso. Estoy dispuesto a discutir, pero no a negociar".

El periodista preguntó si el rey recibiría a "los del otro lado" como "súbditos marroquíes", a lo que el monarca replicó: "Pueden venir en tanto que Polisario, pero a mi casa".

Medios argelinos afirman que tras esa oferta pública del rey, Marruecos y el Frente Polisario han efectuado contactos para concretar la posible visita. Esos medios aseguraban, el 24 de diciembre que el viaje a Marruecos de los independentistas se efectuará en el transcurso de la última semana de este año.

Hassan II ha pasado el fin de semana de Navidad en su palacio de Casablanca, pero, al parecer, tiene previsto desplazarse al de Marraquech para recibir allí el año nuevo. El encuentro entre el monarca y la delegación del Polisario puede tener lugar, pues, en Marraquech, puerta del desierto del Sáhara.

Satisfacción marroquí

Las fuentes marroquíes consultadas por EL PAÍS expresaban el sábado su satisfacción por lo que llamaron "términos respetuosos" del comunicado saharaui, en particular el tratamiento de "su majestad" y el apelativo de "hombre de diálogo" aplicado al rey.

De celebrarse ese encuentro será la primera vez que Hassan II se entreviste con los que siempre ha llamado "mercenarios". Será también la primera vez que independentistas saharauis acepten ir a Marruecos. El Polisario venía exigiendo "negociaciones directas" con Marruecos, y su posición había sido respaldada por numerosas resoluciones de la OUA y la ONU. Marruecos, convencido de que el tiempo juega a su favor, rechazaba de plano esas negociaciones directas".

En Argel y Rabat se concede a esa posible entrevista una importancia histórica. Su primer resultado será romper lo que una fuente argelina llamó "un bloqueo psicológico". Es probable que Bachir Mustafá Sayed encabece la delegación saharaui. El número dos del Polisario ha pedido en los últimos meses a Hassan II algún gesto que permita "establecer un clima de confianza" e "ir al referéndum mano a mano".

En la actualidad ambas partes están de acuerdo sobre la necesilad de la consulta, en la que se preguntaría a los 70.000 saharauis censados por España poco antes de su partida de la zona, si quieren un estado independiente o prefieren seguir vinculados a Marruecos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 26 de diciembre de 1988

Más información

  • La guerrilla saharaui acepta la oferta de Hassan II para un diálogo directo en uno de sus palacios