RELIGIÓN

Desciende el número de sacerdotes católicos en España y envejece su edad media

El número de sacerdotes católicos disminuye en España, según un informe elaborado por la Oficina de Estadística y Sociología de la Iglesia. Los 23.448 curas diocesanos que había en 1978 pasaron a ser 21.148 en 1986. La media de edad de los sacerdotes también es cada vez más alta. En el terreno de los seglares, el 90% de los españoles se declara católico, aunque sólo un 40% afirma ser muy o bastante practicante.

El informe Estadísticas de la Iglesia católica 1989 fue presentado ayer por Francisco Azcona, director de la Oficina de Estadística y Sociología de la Iglesia. El amplio y completo estudio aborda no sólo la situación de la confesión católica en España, sino también a nivel internacional. Los datos, que han sido remitidos por las distintas diócesis, no permiten, sin embargo, hacer un chequeo al momento de la fe católica en España, estudio que la propia Conferencia Episcopal ya ha encargado y que se hará público el próximo año.Sin embargo, el informe ayer dado a la publicidad recoge en este terreno sondeos realizados en 1986 y que muestran que un 50% de los españoles es poco o no practicante, un 1,4% pertenece a otras confesiones y un 7% es agnóstico o ateo. El mayor colectivo de asistentes a misa son personas que se encuentran entre los 50 y los 64 años, seguidos por niños y adolescentes de siete a 13 años de edad. Por sexos, las mujeres (64,2%) acuden más a las celebraciones eucarísticas que los hombres (35,8%).

El envejecimiento de la población española se deja notar en la Iglesia católica, que a pesar de haber incrementado su número de sacerdotes recién ordenados tiene su mayor colectivo de curas entre personas de mayor edad. En concreto, en 1986 había 580 curas de menos de 30 años, 3.372 entre 50 y 54 y 3.447 de 70 años y más.

Otro dato significativo es el crecimiento del número de bautismos entre niños de uno a siete años, es decir, no recién nacidos. Este colectivo, que en 1980 era de 2.012 personas, ha pasado a ser de 7.172 en 1986, con un crecimiento continuado cada año. Los bautismos también crecen entre los mayores de siete años, de 371 en 1980 a 1.701 en 1986.

Frente a estos datos se observa una disminución en el número de matrimonios eclesiásticos, que si eran 202.572 en 1980 han pasado a ser 161.083 en 1986.

Francisco Azcona afirmó en su exposición que en España se producía un crecimiento en el número de personas pertenecientes a sectas, de las que las más importantes son los testigos de Jehová y los mormones.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS