Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno quiere forzar una próxima visita de Teodoro Obiang a Madrid

El Gobierno quiere urgir una visita a España del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, y le ha cursado una nueva invitación para que viaje a Madrid el 17 de enero. Fuentes diplomáticas dijeron que el jefe del Ejecutivo, Felipe González, desea "discutir en profundidad" con el presidente guineano la marcha de la cooperación con la ex colonia. Pero, hasta el momento, Obiang no ha respondido aceptando esta fecha, lo que causa "perplejidad" en la Moncloa.

La visita de Obiang a Madrid ha sido pospuesta ya en dos ocasiones desde que, a finales de septiembre, el presidente ecuatoguineano decidiese unilateralmente suspender su escala, tras solicitar un viaje a España para hablar con González. Posteriormente, el Gobierno español trató de que el encuentro en la Moncloa tuviese lugar el 19 de diciembre, lo que fue imposible aparentemente porque Obiang deseaba visitar Casablanca, de donde regresará hoy a Malabo. Por ello, en la Moncloa se confía en que "mañana, a más tardar", se produzca una respuesta de las autoridades guineanas que permita iniciarlos preparativos del viaje de Obiang a España, que todos admiten que podría ser "difícil". En el curso de un encuentro, hace más de dos semanas, en Ginebra entre el secretario de Estado para la Cooperación Internacional, Luis Yáñez, y el propio Obiang se acordó "en principio" que el viaje se produjese a mediados de enero. Pero, hasta el momento, el mandatario ecuatoguineano no ha formalizado esta fecha, lo que está provocando "problemas" en la agenda de Gorizález.La dificultad de mantener contactos con algún responsable en la Embajada ecuatoguineana en Madrid, de la que el embajador, Eduardo Ndong, ha permanecido frecuentemente ausente -sin hablar de los escándalos protagonizados por dos primeros secretarios de la delegación-, y los desplazamientos de Obiang al exterior constituyen las explicaciones que la Administración española busca para el injustificado silencio de Malabo.

Reconducir

Fuentes diplomáticas señalaron que Felipe González, tras una etapa en la que pareció despreocuparse de lo que ocurriese en Guinea Ecuatorial -no se ha entrevistado con Obiang en los últimos cinco años-, quiere ahora reconducir la cooperación española con la que fue su última colonia, tratando de controlar más estrechamente el destino último del dinero (más de 2.000 millones de pesetas anuales).Al tiempo, el Gobierno español trata de asegurar "una relación más estrecha" con Malabo y de cortar con las presiones ejercidas por Obiang cerca de Francia, tratando, con sus esporádicas aproximaciones a París, de forzar una mayor ayuda por parte española. Medios gubernamentales aseguraron que Francia prometió no ser un obstáculo" en las relaciones entre Madrid y Malabo. "Francia no está interesada en penetrar en Guinea Ecuatorial", manifestó ayer un alto cargo del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Gobierno español, en todo caso, piensa que en estos momentos las relaciones con la ex colonia "están mejor que hace algunos meses", una vez que parecen haber cesado las persecuciones políticas -de las que fueron víctimas algunos ciudadanos hispano-guineanos- y después de que el Gobierno ecuatoguineano diese pruebas inequívocas de que el sargento Venancio Micó, cuya supervivencia había exigido España, sigue vivo.

Los responsables diplomáticos españoles pretenden que Guinea Ecuatorial deje de convertirse en uno de los principales problemas de la política exterior de nuestro país. Por ello, el Gobierno pretende involucrar en la mayor medida posible a los partidos de oposición en la marcha de la cooperación con la ex colonia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 1988

Más información

  • Silencio de Guinea Ecuatorial ante la invitación de Felipe González