El palacio ocupado por el Museo del Ejército se convertirá en un anexo de la pinacoteca del Prado

El edificio que ocupa el Museo del Ejército pasará a ser un inmueble anexo al Museo del Prado en el momento en que termine la construcción del gran centro cultural de las Fuerzas Armadas previsto por el Ministerio de Defensa en Moncloa. En este centro, que se levantaría en los solares del cuartel Infante Don Juan, en el paseo de Moret, serán reunidos servicios tan diversos mano la biblioteca central, los servicios históricos o el Museo de las Fuerzas Armadas. En los próximos días, Defensa expondrá los siete proyectos arquitectónicos encargados, entre los que se elegirá el ganador.

Una comisión formada por representantes del Ministerio de Cultura, el Ayuntamiento de Madrid, la Comunidad de Madrid y el Ministerio de Defensa ha comenzado a examinar los proyectos encargados a Javier Feduchi, Sáenz de Oiza, Navarro Baldeweg, Soria y Garcés, Vázquez Consuegra, Luis Clotet y el portugués Siza Viera. Los proyectos serán expuestos públicamente en los próximos días.Una vez estudiados, la comisión pedirá a tres o cuatro de estos equipos la realización de un estudio más profundo, y posteriormente se elegirá el que se considere más idóneo. Aunque no hay un plazo fijado para la elección, Defensa calcula que el proyecto definitivo podrá estar terminado para el próximo verano, según informó Luis Reverter, director general de Relaciones Informativas y Sociales de la Defensa (DRISDE).

El proyecto que resulte ganador será desarrollado en los solares del cuartel Infante Don Juan, anteriormente llamado Inmemorial del Rey y hoy utilizado como oficinas de Acción Social de Defensa al haber sido trasladadas las unidades de Infantería que lo ocupaban.

Petición municipal

Estos solares, situados a espaldas del antiguo Ministerio del Aire, hoy Cuartel General del Aire, fueron solicitados por asociaciones vecinales y culturales partidarias de construir en el solar centros sociales y culturales e instalaciones deportivas.

La petición vecinal hizo que el tema fuera debatido en la Junta Municipal de Moncloa el pasado 10 de marzo. Según informó Francisco Herrera, portavoz del grupo municipal de Izquierda Unida, todos los grupos políticos en el pleno de la junta municipal se manifestaron de acuerdo coque el Ayuntamiento negociara con Defensa la compra o permuta del solar para su utilización corno equipamiento social, cultural y deportivo.

El mismo Herrera planteó el tema ese mismo mes en la Comisión Municipal de Urbanismo y el concejal Jesús Espelosín,responsable socialista de este área, aceptó iniciar las negociaciones con es ministerio en este sentido, sin que se tuvieran noticias de estas conversaciones.

En el nuevo complejo cultural del Ejército, cuyas obras no comenzarán en enero de 1990 al no estar presupuestada la obra para el año próximo, se concentrarán, según Reverter, los servicios históricos de las Fuerzas Armadas, terminales de todos los archivos del Ejército, la Biblioteca Central -que reunirá toda la documentación que sobre defensa se publique en el mundo-, un salón de actos, aulas y una sala de conferencias.

También formará parte de este complejo el Museo de las Fuerzas Armadas, lo que permitirá ceder al Ministeirio de Cultura el antiguo Sa1.6n de Reinos del palacio del Buen Retiro, edificio hoy ocupado por el Museo del Ejército.

El inmueble se halla en la calle de Fernán Núñez, muy próximo al Casón del Buen Retiro y al Museo del Prado, por la que ya en 1984 se iniciaron negociaciones para hacer depender el edificio del Prado, con objeto de ampliar las salas de exposiciones.

Esta cesión, según Reverter, será compensada por Cultura con la colaboración de este departamento en la financiación del nuevo centro cultural de Moncloa. "Queremos que sea una obra digna y por ello hemos encargado los proyectos a tan brillantes arquitectos. El centro cultural será una aportación de Defensa a la capitalidad europea de Madrid. Esperamos lograr que el centro de estudios cuente con la participación de los distintos sectores de la sociedad" aseguró el director del DRISDE.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS