Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Matanza en un cuartel de la guardia civil portuguesa

Antonio Manuel Ferreira Antunes, un oficial de la Guardia Nacional Republicana (GNR) portuguesa -equivalente a la Guardia Civil española-, mató a cuatro de sus colegas e hirió a otros 10 al abrir fuego indiscriminadamente en el cuartel de Ajuda, situado en las proximidades del palacio presidencial de Belem, en Lisboa. Seguidamente el asesino se suicidó.Según la versión oficial, el autor de la matanza -un cabo de 30 años que prestaba servicio en el cuerpo desde hace seis años- se hallaba emboscado en un tejado del cuartel, desde donde empezó a disparar con un arma de caza contra unos 250 guardia que se encontraban en formación en el patio central ante el tenien te coronel Duarte de Almeida, segundo comandante de la GNR

En el tiroteo resultaron muertos cuatro compañeros de Ferreira -entre ellos el comandan te Almeida-, y otros tres de los heridos se hallan en estado muy grave.

Después de efectuar los tiros, Ferreira se encerró en una habitación y se disparó con una pistola que tenía apuntada contra su cabeza, hiriéndose gravemente. Murió pocas horas después en un hospital de Lisboa, donde fue ingresado junto a otro de los heridos de la matanza.

Según los superiores del homicida -que trabajaba en los comedores del cuartel- era un hombre "perfectamente normal" y que no tenía problemas en el interior de la unidad en la que trabajaba, por lo que consideran que su gesto "debe ser visto como un acto de locura".

El Gobierno portugués se negó ayer a comentar los hechos hasta que se conozcan las consecuencias de la investigación iniciada por las autoridades militares.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 24 de noviembre de 1988