Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las declaraciones de Bush no detienen la caida del dólar

Las declaraciones del presidente Bush empujaron la cotización del dólar a la baja, ya que no han arrojado ningún elemento nuevo que alivie las incertidumbres de los inversores. El presidente electo, que basó su campaña electoral en la no elevación de los impuestos, afirmó que el recorte del déficit público es prioridad número uno. No obstante, no aclaró en qué forma acometería el problema. Ello incitó a los operadores a reanudar las ventas de dólares. Así la paridad con el marco, tras iniciar la sesión a 1,7350 descendía a 1,7290. Los temores a una nueva intervención coordinada de los bancos centrales, mantuvieron a los operadores alerta con lo que el volumen de operaciones contratadas fue reducido.La renovada debilidad del dólar, por otra parte, no afectó, en la medida que cabría esperar, a los mercados de renta fija, ya que éstos se benefician de la fase de extrema debilidad del precio del petróleo, que ha cotizado por debajo de los 12 dólares por barril para el Brent, y de 13 dólares por barril para el West Texas Intermediate.

La bolsa neoyorquina cerró con una ligera alza de 3,56 puntos, situándose el índice Dow Jones a 2.065,97 puntos con poco volumen de contratación en los corros, informa Shearson Lehman Hutton. En otro orden de cosas, se espera la publicación en Estados Unidos el martes del IPC de octubre, respecto al cual las expectativas se sitúan en un +0,3%. Estos datos deberían aliviar, al menos momentáneamente, los temores inflacionistas. A este respecto los recientes temores de los mercados en relación con una elevación del prime rate o del discount rate, son quizá un poco prematuros. No se espera que el FED tome tales medidas, a menos que el dólar caiga fuertemente y la intervención de los bancos centrales no consiga sujetar las cotizaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de noviembre de 1988