Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tercer accidente de un avion F-18 en el plazo de un mes

Un F-18 perteneciente al ala 15 de la base aérea de Zaragoza colisionó ayer en el aire con un Hércules C-130, de ala 31, sin que se registraran daños personales y sí algunos desperfectos en los dos aparatos. El contacto se produjo sobre las 10.45, cuando el Hércules despegaba en la misma pista del aeropuerto militar donde iba a aterrizar el F-1& Este accidente se produce a sólo ocho días de que otro F-18 de los 37 que integran el ala 15 se estrellara en las inmediaciones de Zaragoza. El pasado 18 de octubre, otro avión del mismo modelo había sufrido un accidente de escasa consideración

Testigos presenciales declararon que fragmentos de los dos aviones cayeron al suelo, alguno cerca del barrio de Garrapinillos, que está en las inmediaciones de la base. La oficina de relaciones informativas del Mando de Transporte Aéreo de la Tercera Región, al informar del contacto de ambos aviones señaló que no se registraron daños personales y calificó como "ligeros" los desperfectos en los aviones, que pudieron aterrizar sin mayores complicaciones.El Hércules C-130, un avión de carga, con cinco ocupantes, iniciaba el despegue y se cruzó de frente con el F-18, ocupado por dos pilotos, que trataba de aterrizar en la misma pista. Ambos aparatos se rozaron o chocaron lateralmente y sufrieron desperfectos en las alas. Son de menor consideración los del F-18, mientras que el Hércules casi perdió tres metros de un ala.

Los dos aviones fueron trasladados a los hangares de la base de Zaragoza para ser reparados Fuentes del Ministerio de Defensa precisaron que previsiblemente se repararán en la base sin necesidad de ser trasladados "Todo dependerá de su capacidad", precisaron las citadas fuentes. Se ha abierto una investigación para determinar las causas del accidente y, según fuentes del Mando del Transporte Aéreo de la Tercera Región, se realizará un careo entre el controlador de la base y los pilotos de los dos aviones para determinar responsabilidades, pues se cree que se trata de un error humano, ya que los dos aviones no debían realizar la maniobra de aterrizaje y despegue en la misma pista. Fuentes de Defensa precisaron que será la investigación la que determine "dónde estuvo el fallo, si en el control, en la transmisión de las órdenes o en los pilotos".

Investigación

Por otra parte, los técnicos de la compañía McDonnell Douglas, que días pasados se desplazaron a Zaragoza para investigar las causas del accidente de otro F-18 ocurrido el lunes día 7, conversaron con el piloto de dicho avión, el capitán Ignacio Azqueta, quien en su declaración ante el juez instructor manifestó que detectó una llamarada en uno de los motores y una baja de potencia. No le dio tiempo a aterrizar y se tuvo que lanzar en paracaídas. Los resultados de esta investigación se estima que no se conocerán hasta dentro de un mes.

Por otro lado, el pasado 18 de octubre otro F-18 tuvo problemas en el fluido del tren de aterrizaje por lo que sufrió un accidente sin graves consecuencias. El mal funcionamiento del circuito de frenado provocó que reventase una rueda y el aparato sufriese desperfectos. Estos percances han producido reacciones por parte de instituciones aragonesas, como el Justicia (figura similar al Defensor del Pueblo), colectivos pacifistas y grupos parlamentarios y partidos, que solicitaron información sobre las causas de los accidentes y pidieron al Gobierno autónomo que se dirija al Ministerio de Defensa para que suspenda los vuelos de estos aviones hasta que se aclaren las causas de los siniestros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 16 de noviembre de 1988

Más información

  • El aparato chocó con un Hércules sin causar heridos