LUCHA CERRADA HACIA LA KNESET

El 'rey' de Israel

Á. E., "Shamir, rey de Israel", corean con fervor sus seguidores más entusiastas cuando le oyen asegurar que va a acabar con el levantamiento palestino "por la fuerza". Isaac Shamir, el hombre de hierro de la política israelí, es contrario a cualquier compromiso territorial que se salga de los acuerdos de Camp David firmados con Jimmy Carter y Anuar el Sadat, y defiende estos compromisos como única base de diálogo con sus ve cinos árabes.

Ceñudo, impulsivo e incluso visceral en ocasiones, tiene un aire impetuoso que contrasta con sus 73 años cumplidos en plena campaña electoral. Sus reacciones airadas cuando una pregunta le importuna, sus puñetazos sobre la mesa -que en alguno de sus mítines han llegado a desconectar los mierófonos- y su estilo directo y sin rodeos, atraen sin duda a sus votantes: judíos de la clase trabajadora procedentes de Estados árabes y altamente nacionalistas.

Su historial político es, sin embargo, relativamente breve para su edad. Dedica su juventud a la lucha clandestina al lado de Menájem Beguin e incluso participa en grupos terroristas que combaten a los árabes y al poder durante el mandato británico. "Bajo, 1,65 metros, ojos marrones, cabello castaño, origen polaco. Vive en la clandestinidad bajo la identidad de un rabino, con una gran barba..." Así le describe una orden de búsqueda y captura británica por aquella época. Corría el año 1944.

Quienes le conocieron entonces todavía se admiran de su extraordinaria memoria, que le permitía recordar los teléfonos y direcciones de hasta 500 personas distintas, así como cartas o planos. Fue quizá esta habilidad la que le permitió posteriormente trabajar durante nueve años como agente del Mosad, los servicios secretos israelíes. Tras varios intentos fallidos en el mundo de los negocios, entra en la política en 1970. A partir de ahí, su carrera será meteórica.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50