Cinco muertos en el incendio de un pesquero francés en La Coruña

Cinco tripulantes de nacionalidad francesa del pesquero francés Valois, atracado en el muelle pesquero de La Coruña, murieron asfixiados ayer al quedar atrapados en el interior del barco tras un incendio que se declaró poco antes de las seis de la mañana. Después de ocho horas, el fuego pudo ser reducido, y a las cinco de la tarde, después de haber estado fondeado en la bahía, el barco atracó de nuevo en el muelle y pudieron ser recuperados los cadáveres.

El motopesquero Valois, con base en el puerto bretón de Lorient, y que habitualmente faena en el Gran Sol, contaba con una tripulación de diez hombres, todos franceses excepto un español y tres pasajeros. Además del capitán, Adrien Pinard, martiniqués, que murió a consecuencia del humo y el calor cuando dormía en el puente y cuyo cuerpo pudo ser rescatado en los primeros momentos, fallecieron el contramaestre, Oliver Marel, el jefe de máquinas, Joseph Guillarey, el cocinero Daniel Derrieu, y el grumete Eiwan Heno.El resto de los tripulantes, con síntomas de embriaguez según testigos presenciales, logró salir del barco. únicamente Ángel, un marinero de Santander, había dormido en la Casa del Mar de La Coruña porque esperaba a su mujer.

El fuego se inició cerca de la escalera de acceso a los camarotes, probablemente debido a un cigarrillo mal apagado. Los bomberos lucharon contra las Ramas de seis a diez de la mañana, hasta agotar la espuma y el agua de cuatro autotanques. Según uno de ellos, cuando llegaron todavía estaban vivos algunos marineros. "Hablamos con dos y les pasamos una manguera y una careta antigas por un ojo de buey. No les entendíamos muy bien", comentó, "sólo 'sacadnos de aquí como sea'". Según este bombero, cuando iban a intentar entrar en las bodegas las autoridades de Marina ordenaron remolcar al pesquero hasta la bahía para evitar que las llamas se propagasen.

Dos remolcadores, Sertosa 22 y Sertosa 25, a los que se unió el de la Armada Mahón, lograron controlar las llamas sobre el mediodía. Escafandristas de la Cruz Roja del Mar no consiguieron llegar a los camarotes anegados para el rescate de las víctimas hasta las cinco de la tarde.

El Valois, que desde hace cuatro meses acostumbraba a descargar la pesca en el puerto coruñés, había arribado 24 horas antes a consecuencia de una avería.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS