REVILLA, LIBERADO

El juez Bueren habló con el industrial sobre el comando y el lugar del secuestro

El juez central de instrucción número 1 de la Audiencia Nacional Carlos Bueren, competente en el caso, se trasladó ayer al domicilio del industrial Emiliano Revilla para tomarle declaración con el fin de tratar de identificar a sus secuestradores, así como el lugar donde estuvo retenido por los terroristas de ETA Militar.

Las investigaciones judiciales se llevan en el máximo secreto, aunque fuentes próximas a la familia han asegurado que el magistrado dirigió sus pesquisas a intentar que el industrial confirmara la identidad de los integrantes de! comando etarra y describiera el lugar donde permaneció retenido.

La expectación de los periodistas, reunidios en la puerta del domicilio del industrial soriano, en la madrileña, plaza de Cristo Rey, provocó numerosos alborotos. Los informadores se abalanzaron sobre Bueren para requerirle información, de modo que llegaron a caer al suelo el magistrado y algunos periodistas. Finalmente, la policía escoltó al juez para librarle del acoso.

Carlos Bueren explicó que se había trasladado al domicilio de los Revilla para tomar declaración al industrial, pero comunicó que no iba a hacer ningún comentario sobre su conversación puesto que se trata de un sumario secreto.

Hoy de nuevo

El magistrado volverá hoy nuevamente al domicilio de los Revilla para continuar tomando declaración al industrial soriano sobre nuevos aspectos relacionados con su secuestro, así como con el rescate que ha sido pagado por los Revilla.Carlos Bueren visitó al empresario por vez primera a primeras horas de la mañana, pero decidió esparar hasta mediodía para conversar con el liberado. Salió del domicilio y regresó al mismo sobre las 11.50 horas.

Poco antes de la llegada del juez, el hijo mayor del industrial, Antonio Revilla, salió del domicilio por la puerta trasera del edificio. Regresó a los 45 minutos, acompañado de su mujer, que se encuentra en avanzado estado de gestación.

Según ha comentado el propio Emiliano Revilla a sus familiares, el industrial trasmitió a sus secuestradores que lo liberaran cuanto antes porque quería asistir al nacimiento de su nieto.

Mientras el empresario soriano permanecía en poder de los etarras, el juez Bueren ya mantuvo un contacto, el pasado 8 de marzo, con la plana mayor del Ministerio del Interior, encabezada por el secretario de Estado para la Seguridad, Rafael Vera, para "unificar criterios de actuación". A la reunión de aquel día acudieron también los responsables de la lucha antiterrorista, comisarios Manuel Ballesteros y Jesús Martínez Torres, y la delegada del Gobierno en Madrid, Ana Tutor.

El magistrado también ha mantenido al menos una entrevista con el abogado Rafael Vázquez, quien ha actuado como portavoz de la familia Revilla durante el secuestro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 30 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50