Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España, paraíso de estafadores inmobiliarios, según un informe europeo

España es un verdadero paraíso para los estafadores inmobiliarios y tiene como víctimas habituales a los turistas extranjeros que adquieren propiedades en la costa mediterránea, según señala un informe encargado por el Parlamento Europeo al eurodiputado británico Edward McMillan-Scott. El informe será entregado en los próximos días a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, donde será discutido antes de elevarse al pleno. El debate final se producirá en enero o febrero.

El 90% de las estafas inmobiliarias cometidas contra extranjeros que compran propiedades en la costa mediterránea se comete en España, según el informe de McMillan. Este eurodiputado denuncia la "cultura de la corrupción" que existe en España concretada en la codicia de los promotores, la evasión fiscal, la inutilidad de notarios y Registro de la Propiedad, la lentitud e ineficacia de la justicia, la indefensión de los compradores, la incompetencia de los alcaldes y la pasividad del Gobierno.La iniciativa del Parlamento de Estrasburgo se dirige a exigir a la Comisión Europea que elabore una directiva que garantice unos derechos mínimos en este tipo de adquisiciones. Los objetivos son un contrato estándar para toda la CE, garantías contra quiebras, la cooperación de los Gobiernos contra el fraude inmobiliario y la elaboración de un registro de la propiedad comunitario.

McMillan ha realizado un trabajo de tres años antes de dar por finalizadas sus investigaciones. El turismo de masas ha generado la necesidad de una segunda vivienda, y los centroeuropeos, dice, han elegido mayoritariamente España como el país barato y con buen clima donde adquirirla para pasar las vacaciones o fijar su residencia.

Hoy, más de un millón de extranjeros -de ellos, 200.000 británicos- tienen una propiedad en la costa, y estas compras representan, en cifras oficiales, más del 12% de los ingresos por turismo.

El informe es un memorial de injusticias en el que se suceden compraventas sin escritura, embargos que se producen sin avisar al propietario, venta del mismo bien a personas diferentes y quiebras antes de satisfacer al perjudicado. Página 17

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de octubre de 1988

Más información

  • El Parlamento de Estrasburgo investiga los fraudes