El Ayuntamiento no inspeccionó la estructura de Almacenes Arias

"El Ayuntamiento no tenía ninguna obligación legal de revisar la estructura metálica de Almacenes Arias cuando ésta fue montada", afirmó ayer Antonio Pedreira, jefe de la asesoría jurídica del Ayuntamiento de Madrid.La afirmación de Pedreira se produce a raíz de que Jaime Manzano, arquitecto autor del proyecto, asegurara que la estructura fue revisada por los ingenieros de la Sociedad Comercial de Hierros, SA, -empresa que se encargó del montaje- y por técnicos municipales.

El informe pericial solicitado por el juez al Consejo Superior de Investigaciones Científicas indica que las deficientes soldaduras de la estructura del edificio durante su construcción pudieron ser la causa fundamental del derrumbamiento del inmueble, durante el incendio, en el que murieron 10 bomberos.

"La licencia de obras fue otorgada sobre el proyecto que se presentó. Si la obra no se ajustó al proyecto, el responsable es el peticionario", dijo Pedreira. "El Ayuntamiento no puede revisar estructuras ni tiene competencia para ello. Además, si el Ayuntamiento tuviera que revisar cada paso de una obra, necesitaría miles de técnicos", aseguró el jefe de la asesoría jurídica.

El edificio de la calle de la Montera, 29, comenzado a construir en 1965, recibió dos años después la correspondiente acta de apertura de la actividad tras comprobar que las instalaciones respondían al proyecto. No consta, sin embargo, que el Ayuntamiento hiciera entonces ningún requerimiento a la propiedad en demanda de una explicación sobre los motivos por los que había sido variado el proyecto con la inclusión de seis tramos de escalera mecánica, con un peso total de 120.000 kilos.

La escalera no figuraba en la memoria del proyecto, redactada en junio de 1964, según la cual el coste previsto para el edificio ascendía a 9.869.000 pesetas. El arquitecto Jaime Manzano, en su declaración ante Andrés Martínez Arrieta, juez encargado del caso, afirmó que fue la propiedad la que adoptó la decisión de cambiar una de las escaleras normales por otra mecánica y encargó el trabajo a una empresa autorizada oficialmente.

Fuentes municipales manifestaron que en la actualidad el Ayuntamiento no tiene obligación de entrar en temas como el dimensionamiento de la estructura, su cimentación o la forma en que ha de ejecutarse. Únicamente se comprueba si el proyecto se adapta a las condiciones urbanísticas vigentes y a otras normativas como las fijadas por el Ministerio de Industria o por Protección Civil.

Durante la construcción de un edificio, las únicas comprobaciones que se hacen son las referidas al cumplimiento de alineaciones y alturas, al ser responsabilidad del director técnico de la obra su realización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 07 de octubre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50