Sadok Kassous,

agregado administrativo de la Embajada de Túnez en Londres, ha sido expulsado del Reino Unido por negarse a pagar las multas de aparcamiento, que ascendían a más de 1.000 dólares (unas 125.000 pesetas). Kassous es el tercer díplomático expulsado de ese país en las últimas tres semanas como parte de una serie de medidas para frenar lo que califican de abuso de los privilegios diplomáticos. Kassous se negó a pagar las multas impuestas cuando estacionaba frente a la sede de su Embajada, alegando que era injusto que sólo hubiera tres plazas de aparcamiento reservadas para los diplomáticos tunecinos, cuando la Embajada británica en la capital de su país tenía estacionamiento de sobra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 19 de septiembre de 1988.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50