Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
POLICÍAS ANTE LA JUSTICIA

Tres policías, condenados a 29 años, y otros cuatro, absueltos por la desaparición del 'Nani'

Más de 29 años de condena han recaído sobre cada uno de los tres principales procesados por la desaparición de Santiago Corella, el Nani, tras su paso por dependencias policiales el 12 de noviembre de 1983. Los otros cuatro policías que se sentaron en el banquillo por esta causa han sido absueltos. La sentencia considera probado jue tanto Corella como su mujer, Soledad Montero, y su amigo Angel Manzano fueron torturados, y que los policías condenados fingieron la fuga del Nani para ocultar su responsabilidad. Todos los abogados personados en el proceso que ha visto la Audiencia Provincial de Madrid manifestaron ayer su intención de recurrir el fallo judicial.

El tribunal condena al comisario Francisco Javier Fernández Álvarez a un total de 29 años, siete meses y un día de cárcel. Y a los inspectores Victoriano Gutiérrez Lobo, a 29 años, dos meses y un día, y Francisco Aguilar González, a 29 años, cinco meses y un día. El fallo absuelve de todas las acusaciones a los otros cuatro policías procesados en la causa, los inspectores José María Pérez Gutiérrez, Felipe Pindado Berruezo, Gonzalo Álvarez Fernández y Miguel Angel Lebrón Díaz-Flor. La sala considera en el capítulo de hechos probados que el Ministerio del Interior no controlaba rigurosamente la aplicación de la ley antiterrorista, legislación excepcional en virtud de la cual él Nani y los detenidos con él fueron incomunicados.

Los tres policías son condenados como autores criminalmente responsables de otros tantos delitos continuados de falsedad y de detención ¡legal con desaparición forzada. Por el primero de ellos, Fernández Alvarez, Gutiérrez Lobo y Aguilar son condenados a nueve años de prisión cada uno, mientras que por el segundo recaen sobre cada uno de ellos 20 años y un día. Esta es la primera vez en la historia judicial española en que agentes policiales son condenados por la detención ilegal de una persona de la que no se acreditó su puesta en libertad, delito recogido en el artículo 483 del Código Penal. Todas las penas llevan aparejadas la suspensión de la profesión policial o la inhabilitación durante el tiempo de la condena.El comisario Fernández Álvarez es condenado también a siete meses de cárcel por las torturas infligidas a Ángel Manzano, amigo del Nani detenido junto con él, y a Soledad Montero, esposa de Corella. Gutiérrez Lobo es condenado a dos meses por las torturas a Soledad Montero y Aguilar, a cinco meses por las torturas a Manzano. La pena por las torturas a Manzano lleva aparejada otra de ocho años de inhabilitación especial, mientras que a la relativa a Soledad Montero se une una accesoria de un año de suspensión de cargo público y profesión policial.

Indemnizaciones

Fernández Álvarez es considerado igualmente responsable de la detención ilegal de tres de las hermanas Corella, por el que es condenado a tres años de suspensión. El tribunal considera también que el comisario privó de sus derechos cívicos a Manzano y a Soledad Montero, por lo que recaen sobre él otros ocho años de inhabilitación.

Los tres condenados deberán igualmente indemnizar, conjunta y solidariamente, con un total de 15 millones de pesetas a la esposa del Nani y a sus hijos Eva-Olga y Rubén Corella Montero por la falta de asistencia marital y paternal, respectivamente. Fernández Álvarez y Aguilar deberán indemnizar a Angel Manzano con 300.000 pesetas por las torturas que sufrió. Finalmente, el comisario habrá de pagar 10.000 pesetas a Soledad Montero -por las torturas- y con 25.000 a cada una de las tres hermanas Corella a las que se detuvo ilegalmente. Para el pago de dichas indemnizaciones se declara la responsabilidad civil subsidiaria del Estado, dada la condición de funcionarios de los agentes.

El comisario y los dos inspectores se mostraron apenados al conocer la sentencia, ya que esperaban que el fallo fuese absolutorio, según declaró ayer José Suárez, director de la prisión de Logroño, donde están internados los tres agentes.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Madrid decide absolver a los inspectores Pérez Gutiérrez, Pindado, Álvarez Fernández y Lebrón de las acusaciones que sobre ellos pesaban porque, según el fallo, "no aparecen netamente definidas y acreditadas las responsabilidades" que se les atribuían. Los cuatro agentes estaban acusados por el fiscal de torturar a Ángel Manzano, y el primero de ellos, además, a Soledad Montero. La cusación pedía también la condena de los cuatro por allanamiento del domicilio de Manzano. La absolución permitirá el reingreso en el servicio activo de tres de estos cuatro agentes. La excepción es Pérez Gutiérrez, porque está procesado por la muerte de un delincuente.

La sentencia considera a Fernández Álvarez el "cerebro director de todo el proceso criminoso", que contó con la plena anuencia de los otros dos condenados. El tribunal insiste en resaltar como "premisa cardinal" que se ha enjuiciado exclusivamente el comportamiento "en esas fechas y caso de los funcionarios procesados, bajo su exclusiva y personal responsabilidad, sin mayor extensión ni generalización respecto al estamento que pertenecen".

La sentencia consta de 120 folios y fue acordada por unanimidad de los tres magistrados que formaron el tribunal: Salvador Domínguez, José Luis Durán Berrocal y José Antonio Nodal de la Torre. El fallo fue leído por Durán, ponente de la sentencia, a partir de las 12.10 horas de ayer, ante una sala abarrotada de público y periodistas. Entre los asistentes se hallaban varios miembros de la brigada a la que estaban adscritos los procesados. Ni la familia de Santiago Corella ni los cuatro inspectores que ayer fueron absueltos y que se hallaban hasta el momento en libertad provisional asistieron a la lectura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 8 de septiembre de 1988

Más información

  • El tribunal considera que Interior no controlaba la aplicación de la ley antiterrorista