Profundo malestar de la Casa Real por el folleto publicitario para vender el yate 'Fortuna' '

"Usted tiene que verlo, porque las palabras no le hacen justicia. Cien pies de yate y más de 40 nudos significan Palma de desayuno, Saint-Tropez de almuerzo y Montecarlo de cena. ¡¡Impresionante!!". Esta es la versión española del texto del folleto preparado por una compañía británica para promocionar la venta del yate real Fortuna. La publicación de la noticia de la venta del barco causó profundo malestar en la Casa Real, según aseguraron fuentes próximas a la familia de don Juan Carlos, que pasa sus vacaciones en Mallorca. La venta debía realizarse con total discreción.

Julio de la Guardia, gerente del Patrimonio Nacional, no ha recibido aún ningún requerimiento oficial para poner en venta el Fortuna, del que es titular este organismo desde 1979, año en el que el rey Juan Carlos lo adscribió al mismo, como es normal con los regalos de Estado que recibe. El yate era un obsequio del rey Fahd de Arabia Saudí.Sin embargo, ni el Patrimonio Nacional ni la Casa Real española han desmentido la venta del yate, para la cual la compañía británica. Asociated Yacht Brokers, con sucursal, en Palma de Mallorca, ha elaborado un folleto promocional del que se han editado 1.500 ejemplares en lengua inglesa y 500 en español, diseñados por el británico Chris Moorfhouse, especialista en promociones naúticas.

El folleto, claramente orientado hacia posibles compradores, recoge con todo lujo de detalles tanto los aspectos técnicos del yate como la comodidad y navegabilidad que proporcionan. Detalla también la personalidad. de su actual usuario, el rey Juan Carlos, de quien se resalta su faceta naútica recordando que participó en el equipo olímpico de vela, y su calidad de asiduo competidor en regatas de cruceros.

En medios de Patrimonio Nacional se afirmó ayer que la iniciativa de confeccionar los folletos promocionales ha partido de la Casa Real. Este extremo fue desmentido por el portavoz habitual del palacio de Marivent, residencia estival de los Reyes en Mallorca.

Paralelamente, desde la compañía Asociated Yacht Brokers se aseguró que los folletos se encuentran a disposición del palacio, que es "quien los encargó".. El Fortuna corresponde al grupo de bienes puestos a su vez "a disposición del Rey", según afirmó la portavoz del Patrimonio Nacional. Ello otorga a la Casa Real la iniciativa sobre su uso actual y futuro.

La venta del Fortuna es el paso inicial para la adquisición de un nuevo yate de mayores dimensiones y más acorde con las necesidades protocolarias de los Reyes. Según distintas fuentes este nuevo yate podría estar construyéndose en los astilleros de la compañía norteamericana Atwood Yachts, que ya construyó el Fortuna. Su presidente, el multimillonario Atwood, visitó Mallorca el 15 de agosto en una escala de varios días en su gira promocional por el Mediterráneo de su última creación, el yate de 40 metros Time.

Más avanzado

Según declaraciones realizadas por Atwood el 16 de agosto, el rey Juan Carlos tenía previsto visitar la embarcación. El Time es mayor que el Fortuna y tecnológicamente más avanzado. Sus dos motores jet le permiten alcanzar los 30 nudos sin ninguna dificultad.El Fortuna ha dado muchos disgustos al rey Juan Carlos. La embarcación ha sufrido numerosas averías desde 1980, según fuentes próximas a los círculos náuticos de Palma. La última avería, que coincidió con la impresión de los folletos de venta del yate, se registró el pasado 13 de agosto. El Rey viajaba hacia Mahón en compañía del príncipe Carlos de Inglaterra, cuando el Monarca español decidió adentrarse en la bahía de Sóller para mostrarle al heredero inglés la belleza de aquel paraje. Un cortocircuito inmovilizó a la nave, que tuvo que atracar en la base naval de Sóller auxiliado por dos pesqueros y una zodiac de la Armada. En la maniobra también resultó dañado el casco del yate, lo que provocó el enfado de don Juan Carlos.

La avería fue silenciada inicialmente y se trató de evitar que se le diera demasiada publicidad al caso. La espectacularidad de la embarcación y el hecho de que dos pesqueros tuvieran que ayudar al Fortuna a llegar a puerto despertó la curiosidad de los habitantes de la zona, y a las pocas horas la noticia había trascendido. Dos días después de la avería, el Fortuna atracó de: nuevo en la base de Porto Pí.

El lunes 15 el yate volvió a navegar. Esta vez, sin embargo, la embarcación no desapareció en el horizonte como era habitual, sino que fondeó a muy pocos kilómetros de Palma. Fue entonces cuando los reporteros pudieron hacer fotos del veraneo de los príncipes de Gales en las Baleares, entre ellas una de lady Di en bikini publicada en numerosos medios informativos.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS