Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cinco millones de personas de 41 países lucharon en las guerras de 1987

Algunos hechos positivos -el más destacado es el acuerdo alcanzado en Washington en diciembre pasado sobre cohetes de alcance intermedio (INF) entre Ronald Reagan y Mijail Gorbachov- son destacados por los expertos del Instituto Internacional de Investigaciones para la Paz de Estocolomo (SIPRI), en su informe anual sobre armamentismo y desarme en el mundo, presentado ayer. Walther Stützle, director delSIPRI, señaló que la seguridad internacional sigue estando determinada por las relaciones entre las dos superpotencias. En 1987, cinco millones de personas combatieron en conflictos que afectaron a 41 países.

EE UU y la URSS, señala el informe, han recorrido un largo trecho para superar obstáculos hacia acuerdos más profundos. Sin embargo, agrega, aún no hay directivas para el control de armas convencionales en Europa, no ha sido concluida la convención sobre armas químicas, no se ha firmado el tratado sobre armas estratégicas, sigue: pendiente de ratificación el tratado ABM y es incierto el futuro del Tratado de no Proliferación de Armas Nucleares.El libro contiene además críticas a numerosos países firmantes del documento de Estocolmo sobre medidas destinadas a fomentar la confianza y seguridad en Europa, al señalar que de los 35 países firmantes a los que el instituto solicitó información, solamente 19 respondieron, y no siempre de forma completa, a las preguntas formuladas, que estaban referidas fundamentalmente al calendario de maniobras militares. Entre los que no contestaron figuran Bélgica, Canadá, Francia, Hungría, Rumanía Reino Unido y la URSS, y entre los que han cooperado se señala a las dos Alemanias, Suecia, Irlanda y Suiza.

El Tercer Mundo, acaparador

El anuario del SIPRI aclara que su contenido está referido a los acontecimientos de 1987 y que, posteriormente, se produjeron hechos importantes, como la tregua y conversaciones de paz en la guerra entre Irán e Irak, el acuerdo sobre Namibia y Angola y el de Camboya que no están reflejados en el libro.Con casi 600 páginas, el anuario contiene 17 capítulos en los que expertos de distintos países analizan los problemas de armas y tecnología, explosiones nucleares, utilización militar de espacio, la guerra química y biológica, los gastos militares, el comercio de armas convencionales y un trabajo de Willy Brandt sobre Seguridad y desarme: cambio y visión.

Según el SIPRI, alrededor de cinco millones de combatientes estuvieron implicados el pasado año en los diferentes conflictos bélicos que afectaban a 41 países. La mayoría de tales conflictos tenían como origen causas internas y luchas por el poder político.

El anuario contiene varias referencias a España, entre otras, su participación en el comercio de armas. Las exportaciones, canalizadas fundamentalmente hacia los países del Tercer Mundo, que han sido compradores en conjunto de cerca de 25.000 millones de dólares (3,1 billones de pesetas), del total de 35.000 millones vendidos en el año, muestran el siguiente desarrollo en millones de dólares: 545 en 1983, 400 en 1984, 119 en 1985, 202 en 1986 y 177 en 1987. Señala que España vendió casi 1.000 millones de dólares entre 1983 y 1984, lo que la sitúa en el octavo lugar, y en 1987 descendió al decimotercero. Por compras, España se situó en 1987 en el undécimo puesto, con 1.111 millones de dólares, frente a 865 millones en 1986.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 18 de agosto de 1988

Más información

  • España, 13º exportador de armas, según el Instituto por la Paz de Estocolmo