Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

UGT no descarta realizar movilizaciones el próximo otoño

Antón Saracíbar, secretario de organización de UGT, señaló ayer que la central socialista no descarta realizar movilizaciones este otoño ante la postura del Gobierno, a quien acusó de no tener en cuenta las reivindicaciones del movimiento sindical, y particularmente de UGT. "Las reivindicaciones del sindicato están chocando con la política gubernamental", afirmó. Manuel Chaves, ministro de Trabajo, sin embargo, restó importancia a la polémica surgida en los últimos días con los sindicatos.Chaves manifestó ayer en Cádiz su esperanza en que se consiga la concertación entre los sindicatos y el Gobierno en torno a la reforma del Instituto Nacional de Empleo (Inem), incremento de: los salarlos de los funcionarios y la cobertura del desempleo, cuyas negociaciones deben reanudarse en septiembre.

Chaves, que disfruta de sus vacaciones en Cádiz, provincia por la que es diputado, atribuyó en parte dicha. polémica "a la escasez de noticias propia del mes de agosto".

Polémica con Álvaro Espina

El ministro, de cualquier modo, se mostró cauto a la hora de emplear calificativos contra los sindicatos, aunque añadió sobre las opiniones vertidas hasta ahora que "son lógicas, dado que cada parte tiene derecho a defender sus posiciones". En cualquier caso, agregó que "cada persona se hace responsable de sus palabras", en referencia a las declaraciones del secretario general de Empleo, Álvaro Espina, que calificó de "conservadores" a los sindicatos y de "casi reaccionario" el intento sindical de ampliar los subsidios de paro.

A este respecto, Antón Saracíbar, secretario de organización de UGT, señaló ayer a Radio Nacional que estas declaraciones "suponen algún tipo de provocación; creo que son insensatas y ante ellas sólo cabe la indiferencia, cuando no el desprecio". Saracíbar afirmó que "en estos momentos tenemos dificultades con dos mesas abiertas: la reforma del Inem y la cobertura del desempleo. Si se abren todas las meses y en ellas no se produce un avance serio, el movimiento sindical va a tener que reflexionar y terminará globalizando y estudiando posibles movilizaciones. Por lo que respecta a UGT, eso es prematuro, pero no me atrevería a desechar posibles movilizaciones".

No obstante, para Chaves, en cuanto a la reforma del Inem se refiere, "el Gobierno mantiene la postura más progresista posible, tratando de crear un instrumento adecuado a una nueva realidad en la que se ha frenado la destrucción de puestos de trabajo para convertirlo en una agencia pública de empleo". Por todo ello, Chaves explicó ayer que el criterio de actuación del Gobierno irá encaminado, en primer lugar, a la creación de empleo; en segundo lugar, a ampliar la formación profesional, y finalmente, a ampliar la cobertura de paro.

Respecto a UGT, Manuel Chaves hizo especial hincapié en resaltar que el Gobierno está cumpliendo escrupulosamente los principios de acuerdo establecido meses atrás entre la comisión ejecutiva federal de UGT y Felipe González.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de agosto de 1988

Más información

  • El ministro de Trabajo quita importancia a la polémica con los sindicatos