España ha exportado más de medio billón de pesetas en armamento en los últimos seis años

Las empresas españolas de armamento han exportado por valor de más de medio billón de pesetas en los últimos seis años. Egipto, Irán y Marruecos son, de forma destacada, los principales clientes de las empresas españolas, seguidos de Estados Unidos, Francia y Arabia Saudí. España, que ocupa el octavo lugar del mundo en la exportación de armamento, entre 1982 y 1986 ha multiplicado por ocho su cuota de mercado en el comercio mundial de armas, según los datos publicados por el Instituto de Investigación de la Paz Internacional de Estocolmo (SIPRI).

Las empresas españolas de armamento exportaron entre 1982 y 1987 por un valor total de 513.134 millones de pesetas, según cálculos realizados en pesetas constantes. Casi la mitad de estas exportaciones -en concreto, 225.400 millones de pesetas- se ha dirigido hacia los mercados de Oriente Próximo.

Las exportaciones al Magreb se han elevado a 78.472 millones de pesetas, superando las ventas realizadas a América Latina (72.575). Destacados compradores han sido también Europa (48.747), Estados Unidos y Canadá (33.217) y África (36.627 millones), según se desprende del informe elaborado por el experto en desarme Vicenç Fisas Armengol (véase EL PAÍS del pasado 29 de julio).

La importancia de las ventas a Oriente Próximo viene dada por las compras realizadas por Egipto (73.594 millones de pesetas) y por el enfrentamiento irano-iraquí. Sólo Irán ha adquirido material militar por un importe de 63.477 millones de pesetas.

Las cuantiosas ventas a Egipto se explican por la firma de tres importantes contratos con España en 1980, 1981 y 1982, respectivamente. La mayor parte de estas ventas se han realizado a través de la empresa semipública Alkántara Iberian Exports, creada en 1978 con un 25% de capital público, y disuelta el pasado año a raíz de las implicaciones de Adnan Kashogui en el escándalo del Irangate. Kashogui, principal accionista de la sociedad, ha reconocido que Alkántara le ha reportado enormes beneficios.

Estos tres contratos permitieron la venta a Egipto de dos fragatas construidas por la empresa Bazán, así como 2.650 camiones Pegaso 3046/10 todo terreno, 700 autobuses ENASA 5063, 8.000 camiones Pegaso 3046, 2.500 jeeps Land Rover 209, 600 vehículos blindados ENASA BMR-600, etcétera. Las empresas españolas han tenido numerosos problemas para cobrar estos pedidos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Marruecos es, después de Egipto e Irán, el principal comprador de armamento español. El vecino del sur ha cerrado operaciones comerciales por valor de 49.927 millones de pesetas desde 1983.

El año récord fue el de 1987, en el que Marruecos realizó compras por valor de 26.965 millones de pesetas. Esta destacada colaboración hispano-marroquí es interpretada en el informe Fisas como una estrategia encaminada a evitar una salida bélica al conflicto de Ceuta y Melilla, precisamente controlando el flujo de armas con des tino a Marruecos, siempre según la citada versión.

Detrás de estos tres países los principales compradores de armamento español son Estados Unidos (28.810 millones de pesetas), Francia (23.743), Arabia Saudí (20.279), Jordania (16.950), Venezuela (14.354), Libia (12.998) e Irak (11.500).

Empresas españolas han exportado armas a países en conflicto por valor de 100.000 millones, entre 1983 y 1987, a pesar de la prohibición expresa del Gobierno español. Irán ha sido el principal beneficiario de estos envíos, que habitualmente se realizan por medio de terceros países. No cabe duda de que España se encuentra entre los países que se han aprovechado de la carnicería en la zona del Golfo.

"Potenciar la defensa"

El Gobierno socialista ha defendido en numerosas ocasiones la exportación de armas en aras de la independencia defensiva española. El presidente del Gobierno, Felipe González, en el debate sobre el estado de la nación de febrero de 1987, fue muy explícito en este sentido: "Nosotros queremos tener me nos dependencia en la compra de material de defensa del exterior (...) Para tener menos dependencia hay que intentar potenciar una industria de defensa dentro del país. Para tener una industria de defensa dentro de nuestro país, y en cualquier país, hace falta también tener un campo de exportación de esta industria de defensa".

El entonces ministro de Industria, Luis Carlos Croissier, sostuvo en el Congreso, en mayo de 1987: "España ocupa un lugar relativamente poco ¡m portante en comparación con el volumen total del comercio internacional [de armamento] y en comparación con el resto de países de nuestro entorno, e incluso de los que no son de nuestro entorno".

Avance en armas

Sin embargo, el anuario del SIPRI de 1987 colocaba a España en el octavo lugar mundial en la lista de los principales exportadores de armamento. Las exportaciones españolas de armamento, que cinco anos atrás representaban únicamente el 0,2% del total mundial, han avanzado en la actualidad hasta el 1,6" según el mismo anuario del SIPRI.

Estos datos no incluyen las ventas de municiones, explosivos y armas ligeras, que suponen un tercio de las exportaciones españolas de armamento, según el informe Fisas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS