Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CANCIÓN

Coplas para enamorados

"Tus labios serán mi desayuno", canta José Manuel Soto. Es una declaración de principios antropofágica, y también es el resumen de su concierto. Si usted necesita llorar, si precisa aflorar amores, no dude en escuchar a este novísimo cantante sevillano que va dejando ríos de lágrimas y suspiros allá por donde pasa. Parapetado en sensualidad y melancolías, José Manuel Soto apuesta sin tapujos por la tradición tonadillera andaluza, cuyo renacimiento es un hecho.Tiene una voz cálida y rica en matices, se desenvuelve con soltura en el escenario y va acompañado por siete músicos que suenan muy bien. Había muy poco público en el recinto de la Muralla Árabe, pero Soto se entregó a fondo y consiguió enfervorizar incluso a los despistados. La gente gusta de enfangarse en ese sublime morbo hiriente al que llaman amor. Y hubo otro morbo complementario, pues su canción más conocida, Por ella, está dedicada a una de las más famosas damas de la fauna marbellí.

José Manuel Soto

lván García Pelayo (guitarra acústica), Manolo Vargas (guitarra eléctrica), David Montoya (piano), Pedro Vargas (percusiones), Marchena (flauta), Pablo (contrabajo) y Curtus (batería).Recinto de la Muralla Árabe. Veranos de la Villa. Madrid, 15 de julio.

Le acecha un gran peligro, la monotonía, pero si amplía el horizonte de sus temas, la vencerá.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 17 de julio de 1988