Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL CUARTO GOBIERNO DE FELIPE GONZÁLEZ

El Gobierno anuncia la subida de sueldo de los jueces al tomar posesión los nuevos ministros

Enrique Múgica, nuevo ministro de Justicia, vio reforzada ayer su posición con una oportuna carta en la que el presidente del Gobierno, Felipe González, anuncia al del Consejo General del Poder Judicial, Antonio Hernández Gil, el compromiso gubernamental de subir el sueldo a los Jueces. La importancia que desde un primer momento se dio al relevo en Justicia como uno de los puntos claves en la estrategia del futuro Gobierno parece confirmarse con esta carta, que llegó el lunes al Consejo, según fuentes de este organismo. Precisamente, Múgica fue el primero en prometer el cargo en la ceremonia celebrada ayer en el palacio de la Zarzuela ante los Reyes y el presidente del Gobierno.

Las reivindicaciones de los jueces, planteadas por Hernández Gil al presidente del Gobierno en una entrevista personal sostenida en la Moncloa el pasado 15 de junio, fueron uno de los motivos de un claro enfrentamiento vivido por los jueces y el Ministerio de Justicia mientras Fernando Ledesma estaba al frente de este departamento.Aunque las conversaciones habían culminado antes del cambio, el anuncio de la subida no se ha hecho hasta después del relevo en el ministerio, a diferencia del caso de Educación, en que el anuncio de la subida de sueldos a los profesores se produjo justo antes de que el hasta ahora ministro del ramo, José María Maravall, dejara el puesto.

Hernández Gil transmitió ayer a las asociaciones de jueces el contenido de la carta. Francisco Marín, portavoz de la asociación moderada Francisco de Vitoria, consideró "positiva" la respuesta del presidente del Gobierno. No obstante, Marín mostró sus reservas en materia de retribuciones. "Dentro de unos días se reunirán las ejecutivas de las tres asociaciones para valorar la respuesta y estudiar las medidas a adoptar", anunció Marín.

Javier Martínez Lázaro, de los progresistas Jueces para la Democracia, estimó muy positivo que: el presidente del Gobierno reconozca las carencias de la justicia y adopte un compromiso para abordar soluciones.

José Gabaldón, presidente de la mayoritaria Asociación Profesional de la Magistratura, asistente a la reunión con Antonio Hernández Gil en la que se dio cuenta de la respuesta de Felipe González, no pudo ser localizado ayer.

La promesa

El acto de jura o promesa a la Constitución -todos optaron por la promesa- comenzó a las 10.30 y duró escasos minutos. Enrique Múgica, ministro de Justicia; José Luis Corcuera, ministro del Interior; José Barrionuevo, ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones; Javier Solana, ministro de Educación; Claudio Aranzadi, ministro de Industria; Jorge Semprún, ministro de Cultura; Matilde Fernández, ministra de Acción Social, y Rosa Conde fueron los nombres leídos, informa Anabel Díez.

El director general de Registros y Notariado leyó el real decreto por el que se nombraba a seis ministros, y dos del anterior Gabinete cambiaban de responsabilidad. Prometió, en primer lugar, Enrique Múgica, como el resto de sus compañeros, con la mano en la Constitución, situada a la derecha de una mesa. En el lado izquierdo había un. evangelio, por si alguno de los ministros hubiera querido jurar, y un crucifijo en el centro.

Una vez que Múgica prometió el cargo, el director general de Registros y Notariado le indicó que se pusiera a la izquierda de la mesa, ya que desde ese momento, en su calidad de ministro de Justicia, pasaba a ser notario mayor del Reino. Los momentos siguientes fueron de desconcierto para Múgica, porque mientras el director general le indicaba con gestos que permaneciera, Felipe González le hacía gestos para que volviera a la fila. Finalmente, el Rey hizo un gesto al presidente González indicándole que Múgica debía tomar el acatamiento a los demás.

Después fue el citado director general quien cometió un pequeño error al citar textualmente: "Ministro del Interior, José Barrionuevo... Ministro de Transportes, Turismo y Comunicaciones, José Barrionuevo". El lapso fue acogido con sonrisas, sobre todo por Barrionuevo.

Las últimas en prometer el cargo fueron las dos mujeres del Gabinete, y también ellas fueron las únicas que accedieron a parar sus vehículos para atender a los informadores que esperaban en el último cruce de carretera antes de abandonar el recinto de la Zarzuela y salir a la calzada de El Pardo. Enrique Múgica y Claudio Aranzadi se limitaron a sonreír por la ventanilla y continuaron su camino, mientras que los otros ministros ni siquiera tuvieron que negarse, ya que abandonaron la Zarzuela por otra salida.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 13 de julio de 1988

Más información

  • Barrionuevo fue citado por error en la Zarzuela como ministro del Interior