Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey visita en Brisbane la Expo anterior a la de Sevilla

Los Reyes de España llegaron ayer a medie tarde, hora local (nueve de la mañana, hora peninsular española), a Brisbane, primera etapa de su gira por Australia, que comprenderá también las ciudades de Canberra y Sidney. Don Juan Carlos y doña Soria visitarán esta mañana el pabellón español de la exposición mundial montada en esta ciudad, que es antecesora inmediata de la Exposición Universal que tendrá lugar en Sevilla en 1992 y que hoy celebra el Día de España.

Una ceremonia breve y algo fría, encabezada por el presidente del Gobierno regional del Estado de Queensland, recibió en el pequeño aeropuerto de Brisbane a los Reyes, que a última hora y contra lo que estaba oficialmente anunciado en el protocolo no viajaron acompañados por la infanta Elena. El viaje desde Madrid, de más de 50 horas, incluyó una escala en Singapur de casi un día entero de duración. La recepción oficial se celebrará mañana en Canberra, la capital federal de Australia, donde los Reyes se entrevistarán con el gobernador general y representante de la Reina de Inglaterra -que sigue siéndolo del país australiano-, sir Ninian Stephen, y con el primer ministro, el laborista Bob Hawke.Hoy, los Reyes dedicarán el día básicamente a la visita de la Expo de Brisbane, que conmemora el bicentenario de Australia, es decir, la fecha en la que Inglaterra deportó a los primeros convictos hacia estas tierras. La Expo 88 tiene unas dimensiones medias -se calcula que la exposición sevillana será siete u ocho veces mayor- y en ella el pabellón español tiene unas pretensiones también de tamaño medio, mucho menores en todo caso que las de varios países de la CE, como el Reino Unido o Francia. Un total de 43 naciones están representadas en la exposición, dedicada al tema El ocio en la era de la tecnología.

Según fuentes próximas a los organizadores del pabellón español, bajo la responsabilidad del comisario Dámaso de Lario, primer secretario en la Embajada de Canberra, las enseñanzas de Brisbane serán importantes para evitar muchos errores en Sevilla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de junio de 1988

Más información

  • Comienza el viaje por Australia de los Reyes