Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres miembros de la secta Hare Krishna, procesados por detención ilegal

La Audiencia Provincial de Guadalajara ha procesado a tres monjes de la secta Hare Krishna por un supuesto delito de detención ilegal, presumiblemente cometido en octubre de 1986, al atar y dejar abandonado en un bosque a un seguidor, al parecer, en represalia por las molestias que estaba ocasionando a la comunidad. El juicio contra los seguidores de Hare Krishna se celebrará antes de final de año y será uno de los primeros que se efectúan en España contra los miembros de una secta. La vista judicial coincidirá con el inicio de las sesiones de la comisión parlamentaria encargada de investigar las actividades de las sectas en España. Un portavoz del movimiento Krishna ha manifestado que la congregación está dispuesta a colaborar en la investigación.

La causa judicial contra estos tres miembros de la Asociación Internacional para la Conciencia Krishna (Hare Krishna) -Diego Platero, Fermín Echevarría y Francisco Yánez- se abrió el 12 de octubre de 1986, cuando unos buscadores de setas encontraron en un bosque del término municipal de Hiendelaencina (Guadalajara), atado a un árbol, a un seguidor de la secta, Francisco Garrido Jiménez, de 31 años de edad. La víctima, que se encontraba en un lamentable estado físico y psíquico, responsabilizó de estos hechos a los tres miembros de la comunidad ahora procesados, a quienes imputó asimismo la comisión de otros muchos delitos, relacionados con la moral y el tráfico de drogas. La víctima tenía diversas contusiones en el cuerpo y le había sido cortada la coleta que llevan normalmente los adeptos.Durante más de un año el juzgado de Guadalajara ha investigado el caso y ha concluido la instrucción del sumario hace pocos días, después de dictar auto de procesamiento contra los acusados, a los que responsabiliza de un supuesto delito de detención ilegal. El juez decretó la libertad provisional de los encausados y les ha fijado una fianza de 50.000 pesetas, que fue aportada por un representante de la comunidad religiosa. El juez ha decidido archivar las otras acusaciones.

Un supuesto demente

Un portavoz de la comunidad Hare Krishna desmintió las acusaciones lanzadas en su día por la víctima y recogidas ahora en el auto de procesamiento. El portavoz aseguró que Francisco Garrido Jiménez es un enfermo mental que en aquella época se había escapado del psiquiátrico de Pere Mata, en Reus (Tarragona). Según esta versión, la víctima habría mantenido contactos esporádicos con la comunidad y habría solicitado su ingreso en la misma, pero, al serle negado amenazó reiteradamente a los demás miembros de la congregación.

El incidente, que se produjo en la finca de Brihuega (Guadalajara) donde se encuentra la sede más antigua y principal de la asociación, finalizó cuando los tres adeptos decidieron trasladar a Garrido en un vehículo hasta un lugar alejado, dejándolo abandonado en un descampado. Los procesados han negado siempre las supuestas vejaciones y haber atado a un árbol a la víctima. Un portavoz del movimiento Krishna afirmó que la comunidad había comunicado previamente el incidente a la Guardia Civil y a otras instituciones provinciales pidiendo ayuda para resolver los problemas que les estaba ocasionando el adepto.

Dos de los monjes procesados continúan viviendo en la comunidad de Brihuega, mientras que el tercero se dedica desde hace un tiempo a viajar por diferentes países del mundo, según aseguró un portavoz de la asociación.

Los tres seguidores de la secta serán juzgados antes de que finalice el año, según un portavoz de la Audiencia Provincial de Guadalajara. Este juicio será uno de los primeros que se celebrarán en España contra los adeptos de una secta y la vista coincidirá con la apertura de las sesiones de la comisión parlamentaria encargada de investigar en España la actuación de las sectas religiosas. El primer juicio contra un dirigente de una secta en España está fijado para hoy, lunes, en Madrid), afectará a un responsable de Nueva Acrópolis, acusado de tenencia ilícita de armas.

Abrir puertas

La comisión interparlamentaria encargada de investigar las sectas ha estado promovida por la diputada de la Democracia Cristiana (antes Partido Demócrata Popular) Pilar Salarrullana. La primera sesión de esta comisión se celebró el pasado mes de mayo y tiene previsto reunirse de nuevo el 15 de junio.

La comisión interparlamentaria -está formada por un diputado de cada grupo político- tiene previsto llamar a declarar entre los meses de septiembre y diciembre a los representantes de las principales sectas religiosas en España. Paralelamente, la Administración efectuará una encuesta entre los seguidores con objeto de recabar datos para redactar una memoria similar a la elaborada recientemente en Francia (informe Alain Vivien) o por el Parlamento Europeo (informe Richard Cotrell).

Paratma Das, uno de los máximos representantes de Hare Krishna, remitió el pasado día 1 de junio a los miembros de la comisión parlamentaria una carta en la que la comunidad se ofrece plenamente a colaborar en la investigación oficial, poniendo a su disposición toda su documentación. El portavoz de Krishna aseguré que su comunidad había sido objeto de numerosas investigaciones en España y que siempre habían adoptado la política de "puertas abiertas". Reconoció que podían "haberse cometido algunos errores humanos", pero explicó que los fines de la comunidad son claros y públicos y no pueden "cuestionarse" porque se hayan cometido estas equivocaciones.

Paratma Das, cuyo nombre antes de ingresar en la comunidad era el de Pedro Escoda, manifestó, sin embargo, su preocupación por la posibilidad de que esta investigación oficial esté manipulada o dirigida por las asociaciones antisectas y muy especialmente por la Asociación Pro Juventud. Esta asociación es la más antigua y combativa de España ante el fenómeno de las sectas y ha propugnado reiteradamente el control oficial de las nuevas comunidades religiosas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 13 de junio de 1988

Más información

  • El juicio coincidirá con la investigación parlamentaria sobre las nuevas comunidades religiosas