Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Suspendido el juicio por el asesinato en 1982 de la panadera de Villalcampo

La vista oral del juicio por el asesinato de María Domínguez Lorenzo, María la panadera, ocurrido en la localidad de Villalcampo (Zamora) hace más de seis años, fue suspendida ayer, en su primer día, al aceptar el tribunal la práctica de nuevas diligencias solicitadas por el fiscal y la acusación particular. María Domínguez tenía 31 años cuando murió, el 17 de marzo de 1982, en medio de extrañas circunstancias, de un disparo de escopeta.

María la panadera volvía a su casa montada en un burro en compañía de Manuel Garzón Domínguez, el Zorrita, un pastor de la localidad, que siempre ha asegurado que no vio nada ni a nadie. La vista oral, que ya había sido aplazada hace unos meses, sólo sirvió para el interrogatorio del único procesado, Isaías Miguel Pedrón, el Clavijo, un vecino de Villalcampo de 52 años. Tanto el fiscal como la acusación particular piden para él 30 años de reclusión mayor.Tras el interrogatorio, la acusación particular y el fiscal solicitaron la práctica de nuevas diligencias en relación con la denuncia del acusado de haber sido drogado por la Guardia Civil para que declarara. También se solicitó un examen médico del procesado, tanto físico como de su personalidad, además de nuevas pruebas periciales sobre la presunta arma homicida. La petición de la acusación particular de que se investigue el patrimonio del pastor que acompañaba a María, a partir del momento del crimen, se presenta como una de las posibles claves para la resolución del caso.

Las contradicciones en las declaraciones anteriores del acusado y la determinación de un posible lío de faldas fueron la base del interrogatorio de la acusación particular, que también pretendió determinar la propiedad del arma presuntamente homicida (una escopeta del calibre 16, encontrada casi tres años después del crimen en la fosa séptica de la localidad).

El acusado señaló la existencia de una fuerte discusión entre la víctima y su marido, Feliciano Gago, en la mañana del día del crimen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de junio de 1988