Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
TRIBUNALES

Un fiscal critica la falta de control en los contratos de suministro de gas

Un fiscal criticó ayer la falta de control en los contratos de suministro de gas, en el juicio celebrado por la explosión registrada en junio de 1978 en el restaurante El Desastre, cuyo origen fue el mal estado de las instalaciones de gas propano. El local estaba situado en la calle de Artesa de Segre, de Barcelona, y a consecuencia de la explosión fallecieron dos personas y resultaron heridas 13.

Los hechos fueron calificados como un delito de imprudencia temeraria y por ellos se encuentran procesados la dueña del restaurante, Eliana Guaita, y el representante de Catalana de Butano y distribuidor en la zona del local, Carlos Ollé Munté.

Según el fiscal, el mal estado de las instalaciones provocó una fisura de 10 milímetros de longitud en la goma que unía tres bombonas de gas, lo que desencadenó un escape de gas que finalmente provocó la explosión.

Eliana Guaita declaró ayer en el juicio que en agosto de 1976 las instalaciones de gas de su local fueron revisadas para adecuarlas a la normativa en esa materia. El procesado Carlos Ollé afirmó que no tenía constancia de haber entregado bombonas de propano al local y negó haber revisado las instalaciones. A preguntas del fiscal, el presidente de la Asociación de Distribuidores de Gas, Isidro Martín, también apuntó que al hacer entrega de las bombonas no se comprueba la existencia de un contrato de suministro.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988