Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Gay Mercader deberá reducir el nivel de ruido para obtener la concesión del 'rockódromo'

El Patronato de la Feria del Campo supeditó ayer la adjudicación de la gestión del rockódromo durante 10 años a los promotores de conciertos Gay Mercader y Gerson Gómez a que adapten su plan de mejora de las instalaciones a las indicaciones que harán en las próximas semanas los técnicos de Medio Ambiente para reducir el nivel acústico exterior. Los adjudicatarios, además de correr con los gastos de reforma, pagarán un canon mínimo de 25 millones de pesetas al año.

Al concurso de adjudicación se habían presentado tan sólo dos grupos interesados, los hermanos Varela, encargados de la programación del auditorio del Parque de Atracciones de la Casa de Campo, y el formado por Mercader y Gómez, cuya oferta fue estimada como la que mejor se ajustaba a las condiciones.Sin embargo, el consejo del Patronato decidió demorar su decisión final hasta que los técnicos municipales de Medio Ambiente realicen un informe sobre los niveles de ruido, al existir viviendas cercanas. Mercader y Gómez tendrán que incluir las soluciones pertinentes entre las obras que habrán de ejecutar, en el que ya figuran la mejora de las gradas y el escenario. Esta nueva exigencia, según informó José Luis Gaytan, director gerente del Patronato, impedirá, posiblemente, a Mercader y Gómez empezar a gestionar el rockódromo hasta primeros de año. En el pliego de condiciones se limita la capacidad del auditorio, que en teoría es de 80.000 a 100.000 personas, a un máximo de 40.000, aunque este aforo podría revisarse a medida que el adjudicatario realice las mejoras previstas.

Asimismo el Ayuntamiento puede utilizar el recinto un máximo de 40 días al año. Los adjudicatarios, por su parte, están obligados a realizar cuatro grandes espectáculos y un mínimo de 20 de carácter menor. El Patronato participará de los ingresos por publicidad, servicio de hostelería, taquillaje e imprevistos, siendo el canon mínimo de 25 millones al año. El adjudicatario deberá, asimismo, suscribir una póliza de seguro por un valor de 150 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de mayo de 1988

Más información

  • Los adjudicatarios, además de las obras de mejora, pagarán 25 millones anuales