Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CARTAS AL DIRECTOR

Alimentos muy abundantes

Desde que fue aprobada la vigente ley de familia es un habitual tema de conversación el de los alimentos que los esposos pasan a sus antiguas esposas. Supongo que en el caso de que éstas se encuentren en la opulencia y los pobrecitos esposos se encuentren en la miseria, los alimentos serán a la inversa, pero en todo caso ello no afecta al tenor de esta carta. En mi caso esta cantidad fue subiendo considerablemente. en los últimos tiempos porrazones que no dudo se estimaban harto justificadas, pero que a mí, por más, que me han explicado, me parecen confusas y me colocan en difícil siuación... Cuestión de opiniones y de errores o aciertos. Hasta que el pasado mes de marzo se llegó al extremo de que la cantidad que había devengado, pero aún no percibido, se repartió entregándole a mi antigua esposa 466.500 pesetas; repito, 466.500 pesetas, y a mí 35.002 pesetas; repito, 35.002 pesetas. Debo aclarar que mi antigua esposa, relativamente joven y, que yo sepa, en buena salud, domina bien el francés, el inglés, el alemán y el italiano y ha estudiado en las,universidades de Caracas y de Columbia, en Nueva York, así como en l'Ecole d'Interpretes de Ginebra.Con la exigua cantidad que se me asignó se comprenderá que, de no disponer de unos pequeños ahorros, hubiera podido comer el mes siguiente un día de cada tres, o dos a lo más, y no hubiera podido dar ni una sola de esas recepciones, cenas, etcétera, que constituyen parte de nuestras obligaciones. Tanto mejor para mi esbeltez y mi salud.

Mi antigua esposa, en cambio, como lleva percibiendo bastante tiempo esas cantidades pantagruélicas para sus alimentos, debe de pesar actualmente varias toneladas, con el consiguiente riesgo para su salud. A no ser que dedique parte de ese dinero a gastos suntuarios en vez de que se dedicasen a la representación de España en Malta.-

Embajador de España en Malta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de mayo de 1988